Parlamentarios y responsables de ciencia y tecnología de América Latina, España y Portugal se reunirán en esta capital y en la ciudad de Salamanca, del 11 al 15 de noviembre, para analizar las b ases de una política común. El catedrático de filosofía y diputado socialista español, Miguel Ángel Quintanilla, coordinador del encuentro, dijo a IPS que las posibilidades de cooperación en ciencia y tecnología de los países de América Latina y España, son óptimas.

   “Dentro de nuestra comunidad hay varios países con desarrollos similares, lo que permite garantizar una cooperación, un accionar en común en el que nadie pueda mandar o imponer criterios y tecnologías. La opción es clara: o nos limitamos a comprar tecnología, o cooperamos para desarrollar nuestras capacidades en ciencia y técnica. La alternativa es ser dependientes o adquirir una cierta autonomía”, advirtió.

   A la reunión, que lunes y martes sesionará en esta capital, en el edificio del senado –organizador de la reunión- asistirán parlamentarios de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, ecuador, El Salvador, México, Paraguay, Perú, Panamá, Uruguay, Venezuela, Nicaragua, Cuba, Guatemala, Brasil, Honduras, España y Portugal. Además de los parlamentarios, participarán Eduardo Aldlana, director del Fondo Colombiano de Investigaciones, José Martí Solorzano, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnologías de Costa Rica, Mario Lizardo, director de planificación global.

   Asimismo, la viceministra de justicia de Nicaragua, Alba Luz Ramos, Carlos del Río Cabrera, presidente del consejo nacional de Ciencia y Tecnología del Perú, Manuel Berger, presidente del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas del Uruguay y Dullce de Uzcartegui, directora de Política Científica de Venezuela. El debate originado alrededor de la iniciativa de defensa estrategia (IDE o Guerra de las Galaxias) propugnada por el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan y el programa Eureka, propuesto por Francia a sus socios europeos, despertó en España gran interés por las policías de desarrollo en ciencia y tecnología.

   En ese campo, algunos de los latinoamericanos asistentes anunciaron la presentación de documentos para el debate sobre sus propias experiencias. Entre otras, se espera con atención la de Argentina sobre “Tratamiento de la inversión extranjera y transferencia de tecnología”. La delegación brasileña presentará sus experiencias sobre legislación específica en ciencia y tecnología y las leyes de coordinación y fomento. Quintanila señaló que la preocupación legislativa en esta área es reciente, “de apenas dos o tres décadas”, pero que cada vez adquiere una importancia mayor.

   En un seminario denominado Jorge Sábato, realizado el año pasado en Madrid, se recomendó efectuar estas jornadas parlamentarias, que el senado español asumió convocarlas y organizarlas con el patrocinio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI). En aquél seminario, recuerda el senador, los responsables gubernamentales de ciencia y tecnología destacaron la falta de apoyo político para su trabajo. “Esta reunión permitirá conocer las políticas y los planteamientos parlamentarios de cada país, un mejor conocimiento de lo que se está haciendo y de quienes lo están haciendo, para posibilitar un incremento de la cooperación”.

   “Desde luego que de esta reunión no podrán salir acuerdos legislativos, ya que la soberanía está radicada en el parlamento de cada país y no en todos ellos juntos”
. Los participantes serán recibidos el lunes por el rey Juan Carlos, el miércoles se trasladarán a Salamanca, 200 kilómetros al noroeste de esta capital, para continuar la reunión en un aula de su histórica universidad y terminarla el viernes. La comisión organizadora espera que al final de los debates se elabore y apruebe una declaración. (IPS Madrid, 10-11-1986).

   Al referirse a dos culturas y un encuentro, el presidente de México, Miguel de la Madrid, hizo  hoy una sutil aclaración sobre el carácter de las relaciones entre su país y España, donde se encuentra en visita oficial. De la Madrid visitó hoy el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) y en su salón de embajadores, que en su decoración recuerda la presencia española en América, entregó una estatua de Fray Bartolomé de Las Casas y dialogó con el presidente de ese instituto, Luis Yáñez.

   El mandatario mexicano habló de la existencia de dos culturas, la española y la mexicana, “que son culturas de una misma familia en la cultura universal”, no de una misma cultura trasplantada de Europa a América y reivindicó el mestizaje como la realidad nacional de su país. Al entregar la escultura fundida en bronce, que es copia de la realizada por un arquitecto catalán de principios de siglo, Antonio Querol y cuyo original está emplazado en Ciudad de México, señaló que Fray Bartolomé de Las Casas “es un personaje de nuestra historia común”.


   “De las Casas es un español que en México tiene un gran significado, dado que al abogar por los derechos de los pueblos indígenas le dio un fundamento conceptual y filosófico a lo que es la b ase de la nacionalidad mexicana, que es el proceso del mestizaje entre el pueblo español y los pueblos indígenas de México”, añadió. Luis Yañez, quien agradeció “como demócrata y socialista” el asilo que dio México a los republicanos exiliados durante el franquismo, informó a su visitante sobre los trabajos de la Comisión del Quinto Centenario, creada para conmemorar el primer viaje de Cristóbal Colón a América.

   De La Madrid evitó hablar de “descubrimiento” y se manifestó dispuesto a apoyar las conmemoraciones del Encuentro de los Dos Continentes, ubicándose de esta manera entre quienes niegan que aquella gesta tuviera un sujeto activo –los europeos- y otro pasivo –los indígenas-, para apoyar la idea del encuentro entre dos culturas. En este sentido señaló el papel de la figura respetada y trascendente de De las Casas, quien hizo considerar a los indígenas “como hombres con derechos iguales a los demás”.

   El presidente mexicano tuvo oportunidad de hablar también de las relaciones entre España y México y afirmó que estas “nunca se rompieron en lo sustancial”, a pesar de no haber mantenido relaciones diplomáticas con el régimen franquista. “La comunicación sustancial siempre existió” y ahora,. Con las relaciones plenas, “el potencial de desarrollo es enorme” y se está “en la etapa de profundizar esas relaciones”. El visitante recibió de Yáñez varios libros editados por el ICI y referidos a México, uno de ellos editado con ocasión de esta visita y que es reproducción facsimilar de una obra de cuentas y problemas matemáticas de los primeros tiempos de la colonia. (IPS Madrid, 7-6-1985).

   Representantes de 19 países latinoamericanos, España y Portugal, el Instituto de Cooperación iberoamericana (ICI) y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) resolvieron crear un consejo preparatorio de un centro internacional de patentes en lengua castellana. A la reunión, que sesionó del 10 al 13 de junio en esta capital, asistieron delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

   También asistieron delegaciones de la junta del acuerdo de Cartagena (Pacto Andino), del ICI, de la OMPI y de la comisión nacional del Quinto Centenario de España. Aunque el propósito de la convocatoria era dejar constituido el centro, el análisis y los comentarios al estudio de factibilidad del proyecto hicieron prevalecer en los delegados el sentimiento de que es necesario un período preparatorio.

   No obstante, los reunidos declararon la conveniencia de constituir ese centro, para que “organice y administre la colección de documentos de patentes de todos los países de lengua castellana, con el fin de suministrar servicios de información de patentes a todos sus países miembros”. La iniciativa de crear ese centro, como una manera de promover el desarrollo científico y tecnológico de los países iberoamericanos, comenzó a ser estructurada en noviembre de 1982, en la primera reunión de cooperación en materia de documentación de patentes.

   Si bien todos los países participantes consideran necesaria la constitución del centro, también todos hicieron observaciones al estudio de factibilidad. La delegación nicaragüense señaló que un fondo de documentos de patentes ¡es de gran importancia para el desarrollo tecnológico de nuestros países, pues representa un avance significativo en la selección y adaptación de tecnologías. México consideró importante la creación del centro, pero solo comprometió su total apoyo a los trabajos de análisis y su factibilidad, reservándose la decisión final para después.

   Las principales observaciones al proyecto se centraron en aspectos financieros y operativos. La cuestión financiera se centró tanto en la necesidad de establecer costos que los países pudieran financiar sin atraso como en la de que todos los países participen con cuotas. Esto explica que a pesar de haber ofrecido el registro de la propiedad intelectual española la financiación total para la puesta en marcha del centro se haya optado en cambio por un consejo preparatorio, “aunque algunos países aporten mas que otros, constituiremos el centro en un pie de igualdad”, dijo uno de los delegados latinoamericanos.

   Cuba propuso que como una fuente de financiación se utilice la venta de la información recogida en el centro de países de habla no castellana, a los que soliciten información duplicada o un servicios especial de búsqueda y a los que no estén integrados al organismo. Colombia propuso una regionalización de ciertas actividades del centro y a partir de un re-estudio del planteamiento original “abrir la posibilidad de establecer un mecanismo a través del cual algunas oficinas (nacionales) se conviertan en recolectoras de las necesidades de información de determinados grupos de países”.

   Este sistema, explicó la delegación colombiana, “reduciría los costos, evitaría la duplicidad de consultas y facilitaría la homogeneización de los sistemas de organización informativa de las oficinas de propiedad industrial". México advirtió que “una distribución inequitativa o desigual de cargas y resultados pueden echar por tierra los esfuerzos de organización” de un centro cuyas ventajas consideró evidentes.

   La delegación venezolana señaló que un centro de la naturaleza del propuesto “se debe fundamentar ante todo en la capacidad objetiva que sea capaz de lograr para proporcionar información suficiente para establecer la novedad universal de las invenciones solicitadas”. Pero, además, “se debe fundamentar en su capacidad de captar tecnología adecuadas al desarrollo de nuestros países y en una estructura de costos que haga competitiva esa idea frente a otras alternativas”.

   Bolivia expresó ciertas reticencias y pidió garantías de que el país sede, España, respete el pluralismo del centro y que “sean los países componentes los que regulen el flujo de información y las características de la información requerida y no que el país sede cumpla esas funciones y dicte las reglas del juego”. Venezuela reclamó que se aclare que la propiedad tanto del centro como de la información acumulada en éste sería “en el marco de un sistema comunitario”.

   A la vista de estas opiniones, los delegados acordaron constituir el consejo preparatorio con un representante por cada una de las oficinas de propiedad industrial de los países miembros y de los otros organismos que asistieron a la reunión. El consejo deberá formular propuestas relativas a las funciones, programadas de actividades, modalidades de acción del centro y financiamiento. En las modalidades de acción se recomendó “el diseño de una estructura descentralizada” y en el financiamiento que se tienda hacia la autofinanciación. "El registro de la propiedad industrial de España será administrador provisional del centro durante el proceso preparatorio y el ICI apoyará esa actividad”. (IPS Madrid, 15-6-1986).

Página 2 de 61