Ahmed Bujari, joven, delgado, moreno y siempre sonriente saharaui fue el encargado por el Frente Polisario para recibir en Argel y trasladar hasta el desierto a Javier Rupérez, secretario de relaciones internacionales del gobernante Partido Unión de Centro Democrático, cuando éste inició las tratativas que el 15 de octubre terminarían con casi seis meses de cautiverio de ocho pescadores españoles.

   El hecho no tendría más que un valor anecdótico si no fuera porque ese mismo Ahmed Bujai, que había funcionado hasta principio de este año como responsable de relaciones del Polisario en España. Al regreso de uno de sus viajes fue impedido de desembarcar en el aeropuerto madrileño de Barajas, por considerárselo persona no grata. La liberación de los pescadores, que habían sido apresados cuando faenaban en aguas jurisdiccionales del Sahara Occidental, se convirtió, después de largas, arduas y a veces contradictorias negociaciones, en un claro triunfo diplomático del Frente Polisario.

   El partido de un gobierno que hasta unos meses se negaban a reconocer la existencia del frente, envió a uno de sus hombres ascendentes a negociar y éste, a su regreso, declaró que no hay un reconocimiento oficial pero “que es evidente que el frente existe”. Existencia reconocida también al firmar un documento conjunto donde se dice que la Unión de Centro Democrático se adhiere al derecho de autodeterminación del pueblo saharaui “conforme a la carta de la Organizaciones de las Naciones Unidas y a la resolución 1514 (XV), relativa a la concesiones de independencias a los países y pueblos colonizados”.

   Finalmente, en el comunicado “UCD considera que toda paz en la región del noroeste africano pasa por el respeto de la voluntad del pueblo saharaui y de sus derechos a la autodeterminación y a la libertad”.  Los pescadores llegaron al aeropuerto de Barajas vestidos a la usanza saharaui y efectuando adhesiones claramente favorables hacia los derechos de ese pueblo. “Lo que ellos quieren –indicó José María Abrante, patrón del pesquero las palomas”-, donde iban embarcados al ser capturados, “es que se respeten aquellas aguas para que la riqueza que sale de ellas sirva para que sus hijos no se mueran de hambre”. Para agregar: “he venido contento, porque tengo mi familia, pero triste porque he dejado allí otra gran familia de amigos”.

   Después de este episodio puede confirmarse que el Polisario estará presente en la mesa de negociaciones donde se ensaye una salida pacífica al conflicto. Por un lado, la Organización de la Unidad Africana decidió crear una comisión, encabezada por su presidente el sudanés Gaafar el Rumeiri, que debe preparar una informe. A su paso por Madrid el Numeiri admitió a IPS que hablarían con dicho frente “como parte importante del pueblo saharaui”.

   Por otro lado, el gobierno español, que hasta no hace mucho se declaraba prescindente en el conflicto, ha ido variando paulatinamente su posición, hasta llegar a promover una salida negociada. El compromiso del partido gobernante de respetar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui es un elemento importante, tanto más que UCD es un partido presidencialista, donde su líder indiscutido es al mismo tiempo el jefe del gobierno. A la hora de las decisiones, pocos pueden dudar que entre la opinión de Suárez jefe de partido y de Suárez jefe de gobierno, habrá muy pocas diferencias, quizás solo aquellas que marquen las normas y costumbres de la diplomacia.

   El Polisario ha ratificado su alto al fuego en la guerra contra las tropas mauritanas que ocupan la parte sur del Sahara Occidental, ha tenido contactos con dirigentes mauritanos, logrado un semi reconocimiento por la OUA y ahora esta importante victoria diplomáticas en relación a España.  Los próximos pasos dirán si todos estos elementos se convierten en otro mayor. Su objetivo más deseado en estos momentos: ser reconocidos como los únicos representantes del pueblo saharaui. (IPS Madrid, 20-10-1978).

   El Grupo Cisneros, de Venezuela, traerá su mejor equipo a España para dirigir las Galerías Preciados, una gran cadena de almacenes cuya venta fue aprobada hoy por el Consejo de Ministros. Ricardo Cisneros, vicepresidente e hijo del fundador de la organización Diego Cisneros, dijo hoy a IPS que Galerías Preciados será dirigida por Jorge Massa, presidente de operaciones del grupo.


   Preciados, que ocupa a 10.500 personas, era una de las mayorres empresas del complejo empresarial Rumasa axpropiado el año pasado por el gobierno español y una de las  que mayores pérdids produce. Hasta hace poco más de un mes nadie pensaba que se p udierea encontrar comprador,l ante las dudas sobre su rentabilidad futura. Cisneros tuvo que compeetir en la compra con el grupo colombiano de Juan Roca, al que medios técnicos del gobierno adjudicaban una mayor competencia técnica en el ramo pero que fue largamento superado por la oferta económica del consorcio venezolano.


   El grupo venezolano venció en la puja por ofrecer un  precio sensiblemente mayor y por haber presentado los avales requeridos, cosa ésta que omitió Roca. El triunfo de Cisneros se debió también a la repentina decisión --cuando parecía que sus aspiraciones fracasaban-- de trasladar a Madrid un fuerte equipo negociador que se instaló en el Hotel Villamagna, a un kilómetro escaso de la más reprsentativa de las sedes de Preciados, en la céntrica plaza del Callao, en la Gran Vía madrileña.


   Hasta la tarde del jueves 29 de noviembre Roca tenía presentada la mejor oferta, que incluía el pago de aproximadamente seis millones de dólares por las acciones de galerías, aunque le faltaban los avales para garantizar el pago de las deudas b ancarias que debía asumir y que multiplican por seis el valor de las acciones. Ese mismo día el negociador del grupo Cisneros, Estanislao Pérez García, aumentó su oferta por las acciones al equivalente de nueve millones de dólares y presentó avales en forma por la deuda bancaria.


   En la mdrugada del viernes 30 Pérez García carecía todavía de una respuesta clara y telefoneó a Gustavo Cisneros, cabeza del grupo, quien se encontraba en Caracas. En esa conversación Pérez García le informó que en la reunión de la comisión asesora del gobiereno español participó el ex ministro colombiano Germán Botero, para apoyar las aspiraciones de Roca. En medios empresariales se afirma que la respuesta de Gustavo Cisneros fué "Como es esa ´vaina´ (cosa), no puede ser que lleven a alguien de fuera para informar de su grupo y que nosotros no seamos invitados". La organización Diego Cisneros resolvió al día siguiente trasladar a Madrid a su vicepresidente ejecutivo, Ricardo Cisneros, a Jorge Massa, Edgardo de Castro, jefe de prensa y Héctor Beltrán, vicepresidente de publicidad. (IPS Madrid, 4-12-1983).

   El libre juego del mercado solo no asegura el pluralismo informativo, afirmó hoy el portavoz del gobierno, Eduardo Sotillos, en la jornada inaugural del Simposio Internacional sobre Política Informativas y de Comunicación, que finalizará el viernes en esta capital y fue organizado por la Asociación Cultural para la Investigación Aplicada en Comunicación (AIC), estuvo dedicada a “Las políticas de comunicación”. Sotillos, el profesor español Enrique Bustamante y el experto tunecino Mustafá Masmoudi, expusieron sobre el tema y después contestaron preguntas de unos 400 asistentes.

    Masmoudi señaló que es responsabilidad de los gobiernos y parlamentos impulsar la elaboración de políticas informativas y de comunicación. En esa elaboración debe participar la sociedad, a través no solo del parlamento, sino de partidos y organizaciones ciudadanas, añadió. “Una política nacional de información y comunicación es indispensable, como lo son las políticas económicas, educativas, de transportes y otras propias de un estado moderno”, precisó el investigador tunecino. Ese tipo de políticas, para ser consideradas dentro de un nuevo orden informativo nacional, deben propender a la reducción de barreras dentro de las sociedades nacionales y entre ellas, en el plano internacional, añadió.
  
    El norte industrializado debe reconocer al sur en vías de desarrollo que éstos tienen situaciones específicas emergentes de su realidad local y, por lo tanto, necesidades propias, finalizó. Sotillos dijo que España carece de política de información, en el sentido en que esa política entendida durante el franquismo como un dirigismo informativo. Por eso el gobierno socialista eliminó la secretaría de estado para la información, por sus semejanzas con los anteriores ministerios de información, de contenido y funciones antidemocráticos, explicó.

    Sin embargo, el gobierno presidido por Felipe González tiene una política de apoyo al pluralismo en los medios de comunicación, en especial a los impresos, añadió el portavoz. El solo libre juego del mercado no asegura el pluralismo, dijo, ya que “algunos medios mueren por falta de apoyo en sus primeros pasos y otros se mantienen a pesar de estar de espaldas a los lectores”.  En su tarea como portavoz negó que hubiese política informativa (en el sentido franquista), sino una filosofía informativa: explicar los hechos a los ciudadanos, negar exclusivas a algunos medios y considerar que los hechos oficiales pertenecen a todos los medios de información, por igual.

    Sotillos se pronunció a favor de la existencia de radios y de una que signifique el bien para unos y el daño para otros. En España, grupos empresariales editores de diarios montaron radios de frecuencia modulada y empresas de televisión, estas últimas a la espera de que una futura ley permite su actuación. Al respecto, Sotillos se expresó a favor de un equilibrio informativo y señalo su desacuerdo con que la posesión de diarios signifique automáticamente el derecho de tener radios. “Personalmente estoy actuando” y espero estarlo institucionalmente, más adelante.

    Al ser interrogado por un asistente acerca de cuál es la “Política de penetración de España en Hispanoamérica”, Sotillos expresó que se debe olvidar el uso del término “penetración” y apoyar una política de igualdad en las relaciones y en el plano informativo, actuar en una línea como la propugnada por la Unesco. Sotillos consideró negativo el monopolio de las transnacionales norteamericanas en aquél continente. Bustamante dijo que siguen existiendo dudas sobre lo que hace en América Latina la agencia oficial española, ya que hay dos opciones: 1) Ser eco de las transnacionales norteamericanas, y 2) Plantear IAP UKFM y colaboración horizontal con los países de América Latina, para ayudar a que éstos se expresen por sí mismos. El simposio continuará mañana con dos sesiones: una dedicada a “El nuevo orden informativo internacional” y otra a “La televisión”. (IPS, 17-1-1985).

Página 9 de 61