Al referirse a dos culturas y un encuentro, el presidente de México, Miguel de la Madrid, hizo  hoy una sutil aclaración sobre el carácter de las relaciones entre su país y España, donde se encuentra en visita oficial. De la Madrid visitó hoy el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) y en su salón de embajadores, que en su decoración recuerda la presencia española en América, entregó una estatua de Fray Bartolomé de Las Casas y dialogó con el presidente de ese instituto, Luis Yáñez.

   El mandatario mexicano habló de la existencia de dos culturas, la española y la mexicana, “que son culturas de una misma familia en la cultura universal”, no de una misma cultura trasplantada de Europa a América y reivindicó el mestizaje como la realidad nacional de su país. Al entregar la escultura fundida en bronce, que es copia de la realizada por un arquitecto catalán de principios de siglo, Antonio Querol y cuyo original está emplazado en Ciudad de México, señaló que Fray Bartolomé de Las Casas “es un personaje de nuestra historia común”.


   “De las Casas es un español que en México tiene un gran significado, dado que al abogar por los derechos de los pueblos indígenas le dio un fundamento conceptual y filosófico a lo que es la b ase de la nacionalidad mexicana, que es el proceso del mestizaje entre el pueblo español y los pueblos indígenas de México”, añadió. Luis Yañez, quien agradeció “como demócrata y socialista” el asilo que dio México a los republicanos exiliados durante el franquismo, informó a su visitante sobre los trabajos de la Comisión del Quinto Centenario, creada para conmemorar el primer viaje de Cristóbal Colón a América.

   De La Madrid evitó hablar de “descubrimiento” y se manifestó dispuesto a apoyar las conmemoraciones del Encuentro de los Dos Continentes, ubicándose de esta manera entre quienes niegan que aquella gesta tuviera un sujeto activo –los europeos- y otro pasivo –los indígenas-, para apoyar la idea del encuentro entre dos culturas. En este sentido señaló el papel de la figura respetada y trascendente de De las Casas, quien hizo considerar a los indígenas “como hombres con derechos iguales a los demás”.

   El presidente mexicano tuvo oportunidad de hablar también de las relaciones entre España y México y afirmó que estas “nunca se rompieron en lo sustancial”, a pesar de no haber mantenido relaciones diplomáticas con el régimen franquista. “La comunicación sustancial siempre existió” y ahora,. Con las relaciones plenas, “el potencial de desarrollo es enorme” y se está “en la etapa de profundizar esas relaciones”. El visitante recibió de Yáñez varios libros editados por el ICI y referidos a México, uno de ellos editado con ocasión de esta visita y que es reproducción facsimilar de una obra de cuentas y problemas matemáticas de los primeros tiempos de la colonia. (IPS Madrid, 7-6-1985).