El desarrollo de la ciencia y la tecnología debe estar siempre al servicio de la paz en el mundo y de la superación de las desigualdades, afirman los participantes en un encuentro de parlamentarios y técnicos de América Latina, España y Portugal. La primera reunión de parlamentarios iberoamericanos sobre ciencia y tecnología, promovida por el senado español, que empezó sus sesiones el lunes en Madrid, los finalizó anoche en esta ciudad, en el aula Unamuno de su histórica universidad.

   Los participantes suscribieron la Declaración de Salamanca, aprobada por consenso de parlamentarios y responsables gubernamentales de ciencia y tecnología de todos los países, con excepción de Chile que, por carecer de parlamento, no fue invitado a la reunión. La declaración consigna también que los países del área iberoamericana precisan realizar “un gran esfuerzo económico, social y política para hacer frente a su actual dependencia científica y tgecnológica”.

   Beatriz Paredes, presidenta de la comisión de ciencia y tecnología del Congreso de Diputados de México, señaló que “existe la expectativa para trabajar juntos, respetándonos mutuamente”. La diputada, que rechazó cualquier posibilidad de liderazgo de un país en ese trabajo conjunto, destacó que “la cooperación iberoamericana en ciencia y tecnología es posible si se plantea en términos equitativos. No se trata de que algún país preste ayuda a los demás, sino de que se realice una verdadera cooperación, en la que todos puedan investigar, aportar y recibir”.

   El senador español Miguel Ángel Quintanilla, coordinador de la reunión, hizo notar que éste es la primera vez que se reúnen parlamentarios y técnicos de América Latina, España y Portugal, para buscar juntos definiciones y acuerdos en ciencia y tecnología. Es sintomático, señaló en el discurso de clausura, que el consenso se haya manifestado con tanta claridad al expresar que la ciencia y la tecnología deben estar siempre al servicio de la paz en el mundo y de la superación de las desigualdades.

   Quintanilla señaló, asimismo, que los parlamentos tienen una responsabilidad global en ciencia y tecnología, al dictar cualquier ley y no sólo al legislar específicamente sobre estas cuestiones. En este sentido la declaración recomendó que “los parlamentos presten especial atención a las repercusiones sobre el desarrollo científico y tecnológico implícitas en cualesquiera decisiones y normas legales de carácter económico, financiero, industrial, educativo, comercial y laboral”.

   Paredes sintetizó el sentimiento de los participantes respecto a las mejores condiciones existentes ahora para la cooperación iberoamericana, al decir que esto se debe a la recuperación de la democracia en España, Argentina, Brasil y a los procesos democratizantes latinoamericanos. En este sentido la declaración recomendó que “los parlamentos presten especial atención a las repercusiones sobre el desarrollo científico y tecnológico implícitas en cualesquiera decisiones y normas legales de carácter económico, financiero, industrial, educativo, comercial y laboral”.

   Paredes sintetizó el sentimiento de los participantes respecto a las mejores condiciones existentes ahora para la cooperación iberoamericana, al decir que esto se debe a la recuperación de la democracia en España, Argentina, Brasil, Uruguay y a los procesos democratizadores en otros países latinoamericanos. Esas condiciones, por acuerdo de los participantes, se intentarán definir con mayor precisión en una Conferencia Interparlamentaria para la Cooperación y el Desarrollo Científico y Tecnológico en Iberoamérica, que se encomendó promover a los organizadores de esta reunión, en consulta con los parlamentarios asistentes.

   El alcalde de Salamanca, Jesús Málaga Guerrero y el  presidente de la Diputación Salmantina, Juan José Melero Marcos, ofrecieron a esta ciudad como sede para esa conferencia, cuya fecha de realización se fijó, en principio, para mayo próximo. Melero Marcos y Mala guerrero recibieron el apoyo y el estímulo de los participantes para concretar una iniciativa para constituir en Salamanca una Casa de América, que sirva de centro de trabajo e irradiación para los latinoamericanos residentes en España y para aquellos que la visiten oficial o privadamente.

   Esta primera reunión, organizada por el senado, contó con el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), la diputación y el ayuntamiento de Salamanca.(IPS Salamanca, España, 14-11-1986).

   Formar la Comunidad de Naciones Iberoamericanas tendrá la fuerza de un nuevo descubrimiento y srá el mejor homenaje a la celebración del quinto centenario del descubrimiento de América, aseguró en esta ciudad el escritor paraguayo, Augusto Roa Bastos, quien dictó hoy la tercera lección conmemorativa “Pascual Madoz” en el aula cultura de la caja de ahorros de Madrid, fue expulsado del Paraguay hace cuarenta años por sus posturas democráticas y vive exiliado en Francia.

   La lección conmemorativa Pascual Madoz, instituida por la Asociación de Periodistas Europeo con carácter anual, se dicta en homenaje al político navarro (1806-1870), quien mantuvo una vital trayectoria democrática y participó en 1823 en la lucha por la defensa de la constitución y alcanzó el grado de coronel de la milicia nacional (cuerpo de voluntarios civiles). En su intervención, Roa Bastos analizó con qué latitud y cómo debe entenderse el concepto de integración iberoamericana en una posible comunidad orgánica de naciones de raíz cultural común, cuando el orden mundial está regido por el enfrentamiento hegemónico bipolar.


   Opinó que la vulnerabilidad frente a Estados Unidos es el denominador común entre América Latina y Europa Occidental y se preguntó si no es justamente la falta de autonomía y la subordinación de las relaciones Europa-América Latina a los intereses de esa potencia industrial, las que prevalecen coercitivamente en grado variable, directa o indirectamente. A la luz de esta realidad, dudo acerca de si puede pensarse en ampliar los márgenes de relativa autonomía de cada región y en una eventual integración o comunidad orgánica de naciones en el marco de la democracia pluralista y recordó que, además de pertenecer a occidente, Iberoamérica forma parte del Tercer Mundo frente al mundo desarrollado. Es “la abierta y viva frontera de occidente con el Tercer Mundo”.

   En este contexto, piensa que España y Portugal están cada vez más alejados del Tercer Mundo y que la integración compromete a los países ibéricos no solo respecto a las normas que rigen en el plano político y estratégico y en el sistema de la Alianza Atlántica. Para el escritor, estos acuerdos y pactos que giran sobre el eje del enfrentamiento Este-Oeste, están definidos como los radios de una circunferencia en torno al centro constituido por el “Socio Mayor” y en consecuencia, permanecer o salir de la Otan afecta profundamente la dignidad y sensibilidad de sociedades del temple de la española.

   Sin embargo, Roa Bastos aventuró que la salida de la Otan no modificaría radicalmente la situación, según el natural anhelo de independencia y soberanía de España. Más importante y más efectivo a futuro sería mantener su capacidad de negociación con todas las demás regiones, pero sobre todo, con los países del Este y su polo dominante, la Unión Soviética. Al conformar el mapa latinoamericano, introdujo en su conferencia un elemento más de análisis y recordó que los países de América Latina y el Caribe, batido desde hace un siglo por el pacto neocolonial con el imperio británico y por la dominación del imperialismo estadounidense no solo no pudieron integrarse, sino que a la inversa, se vieron sometidos –en su mayor parte-, a la desintegración política, económica y social. La doctrina Monroe (antecedente de la doctrina de seguridad nacional) de aval de la emancipación frente a Europa, se transformó en regla de Soberanía Limitada y luego en estatuto incuestionable de dominación. (IPS: 16-1-1992).

   Un centenar de jóvenes creadores en búsqueda de un relevo generacional en la literatura en lengua castellana se reunirán la próxima semana en esta capital, en un encuentro que combinará la discusión de tesis y doctrinas literarias con lecturas de prosa y verso y representaciones teatrales. Los jóvenes, aún buscando un relevo generacional, llegan a ésta reunión arropados por intelectuales consagrados, algunos de los cuales participaron en la selección de los delegados y otros que participarán en el “Primer encuentro hispanoamericano de jóvenes creadores”.

   El comité de selección fue integrado por el paraguayo Augusto Roa Bastos, el venezolano Salvador Garmendia, el peruano José Manuel Pusa y los españoles Rafael Comte y Fanny Rubio. La selección se inició en noviembre pasado, cuando en un encuentro preparatorio se designaron los coordinadores nacionales, quienes constituyeron grupos de trabajo en cada uno de los países. Estos grupos enviaron hasta un máximo de 25 candidatos por país, con testimonios de sus obras, los que fueron analizados en el comité de selección, que se reunió hace 15 días en Madrid y eligió una media de cinco delegados por país.

   Aunque el acuerdo del encuentro preparatorio fue que se designarían cinco delegados por país y por grupos de latinoamericanos residentes en Francia y España, la selección final alteró ese criterio. Bolivia, Chile, Ecuador, Guatemala, Panamá y Perú tendrán cinco representantes cada uno. Otros países estarán por debajo de lo previsto: El Salvador y Honduras cuatro y Nicaragua y Venezuela uno cada uno. En cambio, Colombia, Costa Rica, México y Uruguay, enviarán seis, Argentina y Paraguay siete, Cuba ocho y España dieciocho. Sin embargo, la mayor representación la tendrán los latinoamericanos residentes en España 25, en Francia 20.

   Roa Bastos señaló que en los manuscritos recibidos hay buenos y regulares, que la calidad de algunos de ellos apunta a un relevo generacional y que es notable el absoluto desconocimiento entre los autores españoles y latinoamericanos y entre éstos últimos entre sí. En todo caso, añadió el autor de “Yo el supremo y más antiguo exiliado latinoamericano", se advierte “una nueva fórmula de compromiso, con mayor libertad expresiva, rompiendo ciertos estereotipos sartrianos”.

   El comité de selección recibió medio millar de manuscritos y la opinión de sus integrantes es que dentro de ellos se destacaron 30 o 40 de nivel muy estimable. El español Conte matizó que en la nueva producción “predomina la cantidad sobre la calidad”. Los jóvenes que participarán en el encuentro anticiparon algunos proyectos que serán puestos a debate, como la creación de una editorial iberoamericana o una coordinadora supranacional de editoriales con orientación fundamental hacia la publicación de obras de jóvenes creadores.

   Otras propuestas pretenden crear una revista, un teatro y una casa de la cultura de Iberoamérica. El encuentro, que se celebrará del lunes 10 al sábado 15, en el palacio de congresos y exposiciones de Madrid fue organizado por el Instituto de la Juventud, con el apoyo del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI) y el gobierno autónomo de Madrid. Las seis jornadas se dividirán, de tal manera que por las mañanas se discutirán los temas propios de la agenda y por las tardes habrá lecturas de poesía y narrativa, mesas redondas y funciones de teatro.

   Tanto las sesiones matinales como las vespertinas tendrán como presidentes de honor a creadores consagrados, como Roa Bastos, Salvador Garmendia, Rafael Comte, Juan Goytisolo, Roberto Fernández Retamar, Fernando Fernán Gómez, Francisco Brines, Juan Rulfo y Leopoldo Zea, entre otros que comprometieron su presencia. Cada día habrá un tema central de debate: estética de la resistencia, descubrimiento mutuo de España y América Latina, la edición y el texto cautivo, tradición y modernidad, palabra e historia y creación y y libertad. (IPS Madrid, 8-6-1986).

Página 5 de 191