En Argentina se celebra la historia de la independencia del país, que tuvo su mayor figura en el general San Martín. Hoy aunque el uso de a nueva tecnología sigue siendo muy grave el cruce del terreno de 4.800 metros de altura por el que cruzaron los independentistas hace doscientos años. En la actualidad quienes visitan la zona se preguntan una y mil veces: “¿Cómo fue que estos hombres cruzaron Los Andes de la manera en que lo hicieron?”.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

   En estos días se están cumpliendo 200 años de la epopeya y las expediciones turísticas por la cordillera para revivir la hazaña sanmartineana son un récord. Solo en el Paso de los Patos, por la provincia de San Juan en dirección a Chile, habrá este año más de 800 turistas, cuando en años anteriores ese número estaba en 300 o como mucho 400. Por Mendoza también hay un boom turístico, con argentinos copando todas las expediciones. La empresa mendocina Trekking Travel, por ejemplo, ya organizó siete expediciones este año, con 100 turistas y tiene otros 100 reservados hasta marzo, cuando el clima impide continuar con las cruzadas montañeras. “Este año tuvimos que poner más fechas. Y completamos tours con grupos integrados únicamente por argentinos, cuando antes era normal que hubiera algún extranjero”, dice Cinthia Angileri.


   Hasta los “runners”, esos nuevos personajes de las montañas que corren sin detenerse, tienen este año una fecha especial para el tradicional Cruce de los Andes que organiza la marca de indumentaria de aventura Columbia. Este año habrá 2500 corredores de 29 países. ¿Qué es lo que se viene a buscar a la montaña? Si hay una actividad que cambió en los últimos años es el turismo. No es más un hecho pasivo, de contemplación y poco involucramiento, sino que se convirtió en algo más complejo, palpitante y de movimiento. En muchos casos, con compromiso físico y espiritual. O con enseñanzas geográficas e históricas.

  

   Una explicación posible la tiene Marcelo Reynoso, Director de Calidad y Servicios Turísticos del EMETUR mendocino: “Mientras más se parecen las ciudades, con los mismos cafés, las mismas cadenas de hamburgueserías, los mismos restaurantes, más gente elige el turismo de experiencia y viene a conocer los Andes. La naturaleza en general. En este caso, además hay un valor agregado porque no se trata únicamente del paisaje sino que también está la historia. Y este año del bicentenario es especial”, explica.


   “Lo que se busca también es estar una semana sin conexión, sin mirar el teléfono ni las redes sociales”, dice Reynoso. Antes de salir, todo transcurre entre las dudas y la ansiedad de los novatos y los consejos de los que ya hicieron el cruce: quieren saber qué tan empinada es la cuesta de El Espinacito, un tramo crucial de la travesía, qué tanto frío hace en Las Frías, si conviene ir a bordo de caballo o de mula.


   El punto de partida es en Los Manantiales y desde ahí hay tres noches hasta la frontera en Valle Hermoso. La travesía es exigente, pero apta para la mayoría. No hace falta ser un experto jinete (incluso muchos de los que están nunca se subieron a un caballo) ni tener un estado físico impecable. Hay que estar dispuesto a dormir en carpa, bañarse solo cuando se puede y confiar en la ayuda de los baqueanos, los guías y los animales.


   “Hay un antes y un después del cruce de los Andes, es un cambio en la vida de cualquier persona”, asegura Sergio Montt, que hizo el cruce en tres años sucesivos, entre 2008 y 2010. “Todos leímos los libros de historia pero solo los que hicimos el cruce nos preguntamos todo el tiempo cómo es posible que estos hombres hayan hecho lo que hicieron, hace 200 años, casi sin equipamiento”.


   Hoy mismo, el gobierno de San Juan da inicio a su travesía anual, la edición número 12, con más de 130 invitados (también es récord) entre ellas la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. Es la que recrea el camino que hizo San Martín y la que tendrá esta vez más cantidad de gente y más cantidad de mujeres: casi 30.


   A ese equipo se sumará Leo Colucci, un ingeniero agrónomo cordobés que quedó maravillado con el cruce, desde aquella primera vez en la montaña, hace ya 9 años. “Fue una experiencia formidable, sin igual. Me di cuenta de la magnitud que tenía una vez que volví. Paisajes memorables todo el tiempo, y eso que yo he viajado mucho pero esto no tiene comparación”, tanto es así que Leo volvió en enero y ahora empieza un nuevo cruce. “Son siete días desconectado del teléfono y del mundo, conectado con la gente que viaja con vos y con los paisajes. En la montaña no hay gerentes ni empleados, desaparecen las diferencias, somos todos iguales. Sueño con volver a ver los cóndores y esos paisajes. La Cordillera es algo vivo, dinámico, cambian los colores todo el tiempo. Te vas a dormir con los ojos llenos”, dice. Las travesías salen entre enero y marzo, tienen una duración de entre 6 y 12 días y un costo de 20 a 30 mil pesos por personas, con todo incluido.


   “A veces la pasas mal por el clima, pero la montaña te pone a prueba”, dice Viviana, con tres cruce ya en el lomo. “Y lo mejor son los guisos de los gendarmes”, dice. Marilina Henninger es otra que hizo el cruce y su vida cambió: “No sabía andar bien a caballo y ninguna afición particular por las actividades de montaña. Quería evocar la gesta de San Martín y también conocer mi templanza ante la adversidad”. En la montaña, ahora mismo, cientos de argentinos van por ese camino. Un poco más cerca del cielo y de la libertad.


   La rivalidad entre San Juan y Mendoza:    La grieta, una palabra muy presente en la última década, recrudece año tras año en la región de Cuyo entre mendocinos y sanjuaninos. Las dos provincias se disputan el protagonismo de la epopeya y, por separado, rinden homenajes al Cruce de los Andes.


   La rivalidad entre provincias vecinas resurgió en 2005, cuando durante la gobernación del peronista José Luis Gioja, San Juan buscó poner en valor el aporte de sus ciudadanos a la gesta libertadora. Acompañado en sus expediciones por representantes de la minera canadiense Barrick Gold, prensa nacional y funcionarios de turno, Gioja enalteció el momento crucial en el que San Martín logró sorprender a las fuerzas realistas cruzando por San Juan, por el Paso de los Patos, en una difícil travesía con la columna más numerosa. Desde Mendoza, por el cruce más frecuentado por baqueanos y comerciantes, el Paso de Uspallata, marchó la columna al mando del coronel Gregorio de Las Heras.


   “San Martín organizó su ejército en Mendoza, pero eligió la ruta por San Juan para sorprender a los realistas. Utilizó tropas, recursos y la información de los baqueanos sanjuaninos para lograr con éxito su campaña”, dijo esta semana a Clarín el vicegobernador de San Juan, Marcelo Lima, que está a cargo de la expedición que parte hoy desde Barreal hacia la estancia Manantiales. Será la edición 12ª con 160 invitados entre medios de prensa internacionales y locales, políticos y personajes de la farándula.


   En cambio, el gobierno de Mendoza no responde oficialmente a la polémica y dejó en manos del Ejército la organización y logística de la travesía. Desde ayer salieron tres columnas desde Uspallata, El Portillo y El Planchón. Eso sí, el el pasado 19 de enero contaron con la presencia de Macri, en un acto conmemorativo. (Clarín, 29-1-2017).

   “Aconsejamos a nuestros compañeros que el 28 de noviembre voten antidictatorialmente, como sea”, dijo hoy a IPS Félix Díaz, dirigente portuario y secretario ejecutivo del organismo coordinar de las actividades de la Convención Nacional de Trabajadores en el exterior”, del Uruguay. En esa fecha deberán celebrarse elecciones partidarias para renovar las estructuras de aquellas fuerzas políticas a las cuales el gobierno ha levantado la proscripción o suspensión vigente desde 1973.

   La medida beneficia a los tradicionales Partidos Blanco y Colorado y a la Unión Cívica Radical, mientras que permanecen marginados de la actividad legal los integrantes del llamado frente amplio: Partidos Comunista, Socialista, Democracia Cristiana y sectores desprendidos de los tradicionales. Díaz, un metalúrgico-portuario de 62 años, con 29 de trabajo en la administración portuaria de su país, casado, dos hijos, está exiliado desde que las fuerzas armadas ocuparon el gobierno de su país, limítrofe con la Argentina.

   En Madrid participó junto con representantes de organizaciones sindicales uruguayas, en el quinto encuentro internacional, del cual salió un llamado para votar antidictatorialmente en las elecciones convocadas para el 28 de noviembre. Al ser interrogado acerca de cómo debe entenderse, en la práctica, ese voto antidictatorial, indicó que la CNT, por sus estatutos, no puede ni debe dar un pronunciamiento a favor de una determinada opción.

   “De lo que estamos seguros –afirmó- es que el voto de los trabajadores debe ser un repudio a la dictadura y una reivindicación de nuestros derechos. La forma de hacerlo, es cuestión de la conciencia de cada compañero, puede ser en blanco, puede ser no votando, puede ser votando de una manera especial, pero siempre en contra de los planes y proyectos de la dictadura. Lo importante es poner en escena, al margen de las manipulaciones, la reivindicación de una amnistía total e irrestricta”.

   Además de haber dispuesto una legalidad selectiva, la disposición de las fuerzas armadas especifica que tampoco pueden ser candidatos a dirigir las fuerzas políticas admitidas figuras consideradas como sus líderes históricos: Wilston Ferreira Aldunate, máximo dirigente del partido blanco, permanece exiliado y Jorge Batlle, del colorado, está en Uruguay pero no puede desarrollar actividades políticas. La CNT, según Díaz, se encuentra “en la ilegalidad más absoluta, clandestina”. Sin embargo, en los últimos cinco meses “se realizaron más de doscientas asambleas sindicales públicas, muy controladas, que a veces terminaron con detenciones, pero se realizaron”.

   La Central de Trabajadores, que tradicionalmente fue la única que existió, continúa siendo mayoritariamente expresión de los trabajadores uruguayos, según Díaz, ahora exiliado en Moscú.  “La dirección efectiva de la CNT está en el interior, en Uruguay. Allá está presente la tradición de la CNT y si se pudiera expresar públicamente lo haría con mayor fuerza aún”. En la reunión de Madrid, que finalizó hoy, las resoluciones se adoptaron por unanimidad. Aunque en la CNT la representación se da por rama de industria, “al igual que en la vida política, están representadas de hecho todas las tendencias mayoritarias”, explicó Díaz.

   El dirigente sindical se declaró “extraordinariamente optimista” acerca del futuro de su país, porque el mundo no puede caminar para atrás”. Su presencia en España “aumentó el optimismo al ver el proceso de transformación democrática. Confío –dijo con énfasis- en la fuerza de los trabajadores y la unidad del pueblo, para que más tarde o más temprano la dictadura caiga”. (IPS Madrid, 8-10-1982).

   Las manifestaciones producidas el cuatro de diciembre con motivo del Día de Andalucía, movilizaron muchedumbres no solo en esta región, sino también en otras de España. Más de un millón de personas salieron a la calle el domingo en las ocho provincias andaluzas, centenares de miles lo hicieron en las ramblas barcelonesas y poco más de un millar desafiaron la lluvia en Madrid. Todos ellos en un clima de fervor y alegría, tras su bandera regional, la verde y blanca, cuyos orígenes se remontan al siglo doce.

   Salvo los incidentes de Málaga, que ocasionaron un muerto a bala y varios heridos, la jornada transcurrió en calma y alegría, con sucesivas entonaciones del himno de Andalucía y el apoyo de todos los partidos democráticos. Las manifestaciones en las andaluzas ciudades de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Huelva, Málaga, Granada, Jaen y Almería, fueron coronadas por alocuciones de los parlamentarios que desde los balcones de los respectivos ayuntamientos leyeron un documento redactado por la asamblea de parlamentarios andaluces.

   Los parlamentarios han dicho que el pueblo andaluz tiene confianza depositadas en el hecho autonómico, como instrumento de solidaridad y concienciación regional y como un medio eficaz para sacar a la región del subdesarrollo socioeconómico y cultural que padece. Refiriéndose a la jornada del domingo, el ministro de las regiones, señor Clavero, dijo que “no ha sido la jornada de un partido político o de una clase social, sino la de todos”. El ministro dijo también que en cuatro o cinco años la autonomía estará implantada.

   En declaraciones que recoge Hoja del Lunes, manifestaron también su opinión los cuatro miembros de la asamblea de parlamentarios andaluces, que están negociando la autonomía con el representante del gobierno, señor Clavero. “Para los socialistas andaluces el estatuto de autonomía significa, sobre todas las cosas, una herramienta de trabajo para sacar a Andalucía del subdesarrollo”, dijo el señor Escuredo, del Partido Socialista Obrero Español, “El estatuto de autonomía significaría el poder político para el pueblo andaluz, continuó, ya que ahora solo se obtienen funciones de gobierno y administración. De todos modos la preautonomía –que es lo que ahora se está negociando- es un paso decisivo y necesario hoy por hoy”.

   “El tema autonómico es algo que, dejando enteramente a salvo la unidad de la patria y sin jamás cuestionarla, constituye una forma de organización del poder, que en este momento considero políticamente la más rentable por inteligente y aguda, como algo que permite desframatizar el tema regional”, manifestó el señor Huelin, del gobernante Partido de Unión de Centro Democrático. El señor Huelin destacó también la gran responsabilidad de los parlamentarios andaluces que han sabido ofrecer al gobierno, dice, un proyecto de estatuto para negociar con gran sentido de objetividad y viabilidad.

   El parlamentario comunista, señor Gallego, destacó que en el estatuto de preautonomía se establecerá el principio de órganos de autogobierno y que si la personalidad jurídica de esos órganos responde a la aspiración y  a las necesidades del pueblo andaluz, se habrá dado un gran paso adelante que permitirá después, cuando esté aprobada la constitución, marchar sin grandes complicaciones hacia la autonomía. Si los socialistas plantean una autonomía lo más amplia posible, los ucedistas aprueban también los lineamientos autonómicos pero reservando más poderes al gobierno central. Que habrá autonomía es un consenso, tanto por parte de los parlamentarios que representan al pueblo andaluz, como por parte del ministro de las regiones. Los problemas a discutirse todavía son otros y tienen un claro contenido social. (IPS Madrid, 10-12-1979).

Página 1 de 32