1975 el Cifca (Centro Internacional de Formación en Ciencias Ambientales para países de habla española). Este centro se creó en base a una propuesta del gobierno español, que además proporciona una importante contribución financiera y técnica, bajo auspicios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

En términos generales, la principal finalidad del Cifca es la cooperación en labores de formación de personal de instituciones publicitarias, cuyas acciones afecten directa o indirectamente al medio ambiente. En su labor de capacitación, el citado centro pone énfasis en la incorporación de la dimensión ambiental, en los planes de desarrollo económico y social, a nivel de políticas, programas y proyectos.

Sus actividades se orientan tras los siguientes objetivos concretos: tareas específicas de formación a través de cursos especializados, diseño de un futuro programa del doctorado en la materia, elaboración y difusión de información especializada y asesoramiento a  los gobiernos e instituciones que lo soliciten. Según el mismo Cifca destaca en su primer cuaderno sirve a todos los países de habla española, tanto desarrollados como en vías de desarrollo, especificando que “los problemas del subdesarrollo están estrechamente relacionados con los del medio ambiente”.

En tanto que las naciones altamente industrializadas, agrega, pueden preocuparse en el corto plazo de aspectos más concretos como la contaminación o la escasez de energía, es totalmente inimaginable que los países en crecimiento separen el problema ambiental de la cuestión del desarrollo”. Por tal motivo, muchos de sus cursos están orientados específicamente sobre problemas relacionados con el desarrollo y el medio ambiente. Así, su primer curso, realizado en septiembre de 1976, trató sobre “La cuestión ambiental en el desarrollo” y se realizó en Madrid, organizado conjuntamente con la Cepal (Comisión Económica para América Latina) y el Ilpes (Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social).

En finales de ese mismo año realizó otro curso especializado, “bases ecológicas del desarrollo” en México, en colaboración con el Instituto de Investigaciones sobre Recursos Bióticos (Inireb), la oficina regional del Pnuma para América Latina y el programa Mab-Unesco. Posteriormente realizó dieciocho cursos en Latinoamérica en los años 1977-78, que se dictaron en Santa Marta (Colombia), Mendoza, Buenos Aires y Córdoba (Argentina), Santiago de Chile, México, La Paz (Bolivia), Quito (Ecuador), Caracas (Venezuela), Guatemala, Lima (Perú) y Montevideo (Uruguay).

Entre ellos se destacaron “consecuencias económicas ambientales del uso de plaguicidas en América Central”, “Biología humana y adaptación en el altiplano andino” y “el hábitat humano”. Para 1979, además de sus cursos y seminarios, el Cifca instituyó un conjunto de becas de investigación, que fueron entregadas en acto solemne el 17 de enero, en el salón de actos de la ciudad universitaria, en esta ciudad.

La beca de investigación, sobre los diversos problemas que se generan en las relaciones de los procesos sociales con los procesos naturales o con el entorno construido, está dotada por el equivalente en pesetas a aproximadamente setenta mil dólares. Sobre el mismo tema fueron otorgadas cinco ayudas de investigación, cada una de ellas dotadas de una cantidad en pesetas equivalente a aproximadamente mil quinientos dólares cada una. (IPS:8-1-1979)