Antonio Tovar, el lingüista español que más estudió las lenguas autóctonas de la América Latina, murió hoy en esta capital a la edad de 74 años. El filósofo José Luis López Aranguren, afirmó al dar a conocer la noticia que el desaparecido es el más grande lingüïsta español de todos los tiempos. Era catedrático y miembro de número de la Real Academia Española de la Lengua.


   Su trabajo más conocido es el “Catálogo de las lenguas de América del Sur”, donde reunió información sobre dos millares de lenguas y dialectos de aquél continente.


   De muy joven se hizo conocer públicamente al asumir la presidencia de la Federación Universitaria Escolar y siendo muy joven se integró a una organización republicana y al mismo tiempo se incorporó a una que respondió a Francisco Franco, pero muy pronto la abandonó. En 1942 asumió la cátedra de latín en la Universidad de Salamanca, en la que enseñó e investigó todo lo que pudo sobre la lengua española. Asimismo creó la primera cátedra de literatura vasca, pero lo que más le interesó fue el ser profesor en dos universidades argentinas, en las que además de trabajar estudió las lenguas indígenas de ese país.


   Después pasó a Estados Unidos (1960-61) y en 1965 ganó la cátedra de latín de la Universidad de Madrid que ejerció una vez regresado a Madrid, donde quedó poco tiempo porque al régimen atacó con mucha fuerza estudiantes y profesores democráticos, lo que produjo la expulsión de varios de ellos, entre ellos Enrique Tierno Galván, él los defendió y regresó a Estados Unidos hasta 1967, cuando se trasladó a Alemania donde trabajó hasta jubilarse en 1979. Como científico estudió y habló una docena de idiomas entre ellos los de indígenas latinamericanos. (IPS Madrid, 17-4-1996).