"No hay ninguna situación, en ningún lugar del mundo, que impida hablar entre personas" y ese primer diálogo en Medio Oriente debe resolver el estado "abominable" que viven los refugiados palestinos, afirma en esta entrevista Fabian McKinnon, funcionario de una agencia de la ONU que se ocupa de esa población.

Se requiere una respuesta de índole política para reintegrar a los palestinos los territorios de los que fueron desalojados, dijo IPS McKinnon, director de relaciones externas de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA).

En lo inmediato se deberían producir soluciones reales sobre el terreno, como resolver el problema planteado por el muro que erigió Israel en Cisjordania y la devolución de las tierras donde se asentaron los colonos judíos, que pertenecen a los palestinos, apuntó.

La UNRWA asiste a la población de los dos territorios palestinos ocupados por Israel, la franja de Gaza y Cisjordania, pero también a millones de refugiados que viven en campamentos en Siria, Líbano y Jordania.

McKinnon, encargado de las relaciones con los donantes de la UNRWA y de gestionar la ayuda en esas cinco áreas, se encuentra de visita oficial en España para informar sobre la situación de Gaza luego de la ofensiva israelí que causó la muerte de 1.300 civiles, entre ellos 431 niñas y niños, entre el 27 de diciembre y el 17 de enero.

IPS: ¿Por qué no se cumplen los acuerdos de Oslo, firmados por Israel y la Organización para la Liberación de Palestina en 1993, que sentaron las bases para un proceso de paz?

FABIAN MCKINNON: No se cumplen porque Israel no encuentra la forma de hacerlo, falta voluntad política y acuerdos internos para lograrlo.

IPS: ¿Y qué debería ocurrir para que se puedan cumplir?

FMC: En primer lugar preparar la coordinación para la devolución de su territorio a los palestinos, algo que el actual gobierno israelí no prevé, por lo que se debe actuar para que esa situación cambie.

IPS: En ese marco, ¿cómo se interpreta lo que está ocurriendo en la franja de Gaza?

FMC: Es inaudito e inhumano que en un territorio de solo 346 kilómetros cuadrados estén hacinadas un millón y medio de personas, convertido en la cárcel más grande del mundo y que ha sido bombardeado durante 21 días ocasionando la muerte, entre otros, a 431 niños.

IPS: La situación actual sigue siendo grave...

FMC: Es muy grave y una cosa que lo demuestra claramente es que Israel impide el paso de ayuda humanitaria. Fíjese que de 500 camiones que deberían pasar diariamente con la asistencia para la reconstrucción solo dejan pasar 120, y de 250 artículos básicos solamente permiten el paso de 13, y decidiendo de manera arbitraria cuáles.

No podemos hacer llegar ayuda a las escuelas porque impiden el paso de papeles, cuadernos y libros para los niños. Desde el punto de vista humanitario, esta situación es intolerable e inaudita. Es imperioso, es urgente, que todos los países se involucren para lograr que este problema se solucione y muy pronto, sin dejar transcurrir más tiempo.

IPS: La UNRWA también sufrió por las bombas.

FMC: Los bombardeos israelíes destruyeron 35 escuelas públicas y 36 de la UNRWA, y en una de esas escuelas de nuestra organización, Fakhura, en el campamento de refugiados de Jabaliya, Israel mató a más de 40 civiles.

IPS: ¿Espera cambios en el papel de Washington en el conflicto con el gobierno de Barack Obama?

FMC: Estamos ante un cambio alentador, pero del cual deberíamos tener constancia pronto y en especial en lo referente a la ayuda humanitaria y a la presión a Israel para que levante el cerco a Gaza. Porque ese Estado se ha convertido en una especie de guardián de cárcel y no abandonará esa posición hasta que se reanude el proceso de paz.

IPS: ¿Es posible pensar que en esta situación se pueda reiniciar el proceso de paz?

FMC: No hay ninguna situación, en ningún lugar del mundo, que impida hablar entre personas, sea cual sea el lugar político, económico o social en el que se encuentren. Para ello, el primer paso es hablar con ambas partes e impulsarlas hacia el diálogo.

IPS: ¿Qué se debería poner sobre la mesa de negociación en esa primera conversación?

FMC: La máxima prioridad es atender la situación de los refugiados, que en la actualidad es abominable. Y en esa línea hay que hacer esfuerzos para que los israelíes entiendan eso y actúen en consecuencia.

IPS: ¿Qué hace y qué piensa hacer la UNRWA?

FMC: Lo primero, lo más importante, es impulsar el diálogo y atender a los refugiados. Y algo que fortalecería ese impulso es mejorar la situación financiera de la UNRWA, que en la actualidad padece un déficit de 134 millones de dólares.

IPS: ¿Quiénes deben saldar ese déficit?

FMC: Siendo la UNRWA un organismo de las Naciones Unidas, la solución debe provenir de los países miembros.

IPS: Y la sociedad civil, ¿puede hacer algo para apoyar la paz?

FMC: Sí, aparte de la actividad política en sus respectivos países para que sus gobiernos actúen, los ciudadanos también pueden contribuir aportando ayuda económica a través de la UNRWA, sobre lo cual se pueden informar en nuestro sitio web.