La “Unesco Iberoamericana”, de cuya constitución informó hoy su secretario general, Miguel Ángel Escotet, puede ser un anticipo de futuros acuerdos económicos, sociales jurídico-políticos de los países de América Latina, España y Portugal.


La “Organización de Estados Iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura” (OEI), surgió de un acuerdo del Congreso iberoamericano de celebrado en Bogotá, Colombia, del 27 al 29 de mayo de este año
El presidente de ese país, Belisario Betancur, al inaugurar el congreso hizo votos a favor de “una sólida OEI”, preparadora de “mecanismos de concertación en lo económico y social y en lo jurídico-político”.


La nueva organización, continuadora de la Oficina de Educación Iberoamericana, cuenta entre sus miembros a todos los países de América Latina, España, Filipinas y Guinea Ecuatorial, aunque solo veinte de ellos son miembros plenos.


Su plena configuración como organismo iberoamericano está pendiente de la decisión de Portugal, cuyo gobierno tiene a estudio la cuestión y de la transformación de Brasil de Observador en miembro pleno, dispuesta por su gobierno pero todavía en trámite de aprobación parlamentaria.


Puerto Rico, a pesar de tener limitada su soberanía en su carácter de estado asociado de los Estados Unidos de Norte-América, es miembro pleno. La OEI, cuya secretaría general tiene sede en Madrid, recibió en el último año como miembros plenos a Argentina, Cuba y Uruguay. La decisión de España de aumentar su cuota de contribución por encima del baremo establecido por el congreso iberoamericano de Bogotá fue interpretada como una señal de su interés y compromiso con la tarea.


El organismo, creado en 1949, vegetó durante décadas como un virtual instrumento de acción exterior del franquismo y favorecedor de negocios relacionados con la industria editorial y educativa.


El renovación emprendida hace un año apunta a su transformación en una organización que enfoque la educación, la ciencia y la cultura como actividades ligadas al desarrollo económico y social de los países sin que ninguno de estos tenga un papel hegemónico, aunque se mantenga la sede en Madrid.


Como una manera de evitar hegemonías varios países latinoamericanos plantearon la necesidad de que el consejo directivo de la OEI deje de tener su sede permanente en Madrid. Ese consejo estuvo hasta ahora integrado en su mayor parte por embajadores acreditaos en la capital española, circunstancia que limitaba su trabajo.


El próximo comité directivo se reunirá en Panamá, en diciembre próximo y deberá abordar la modificación de los estatutos y un reglamento de la OEI que adecuen su estructura a las nuevas funciones encomendadas por el congreso de Bogotá.


Betancur, que junto al presidente de Costa Rica, Luis Alberto Monge, impulsó la transformación de la oficina en una “Unesco” iberoamericana, sentó las bases generales de la nueva organización sobre la comunidad histórica y cultural “respetuosa de las respectivas identidades”.


La educación, como “vehículo de la ciencia y de la cultura” está como “crisol de valores y espacio donde germinan las ideas y los instrumentos que permiten la vida de las sociedades” y la ciencia “motor del progreso y garantía de la supervivencia de las generaciones”, dijo.


Betancur consideró “apenas natural”, que en un organismo se unan el cultivo y el estímulo de esas actividades humanas y que se haya llegado a la conclusión “de que los países que tienen fundamentos biológicos, culturales e históricos comunes pueden adelantar con mejores probabilidades de éxito la tarea, que acometiéndola en aislamiento y descoordinación”.


La OEI recibió en el congreso el mandato de planificar sus actividades con el objetivo de superar el analfabetismo en todos sus países miembros antes de finalizar el siglo. Otro objetivo es encarar la reforma de la educación secundaria, parea transformarla en elemento útil para la promoción humana y para el desarrollo económico de los pueblos. Además, que impulse la introducción de la tecnología moderna, el lenguaje y la metodología de la ciencia dentro del bachillerato.


Estas tareas y otras de similar envergadura, dijo Betancur, serán posibles si se encaran en conjunto, pero   respetando las individualidades y los derechos a la democracia, la igualdad y la justicia. (Madrid, 25-5-1985)

Los 22 Jefe de Estado y de Gobierno de América Latina, España y Portugal, que se reunirán aquí el jueves y viernes, polemizarán acerca del tipo de democracia que quieren y aprobarán varios programas de cooperación, en especial en el campo de la educación.

Las diferencias en torno al concepto de democracia se evidenciaron en la redacción del borrador de la declaración final, que en su última versión fue enviada a principios de mes por la cancillería española a los países participantes, con el sello de “muy secreto”.


El texto enviado plantea la defensa de la democracia, a secas, pero Argentina  hizo saber que desea una mención expresa a la “democracia representativa”. Esta aclaración se considera una crítica indirecta a los regímenes de Perú y Cuba y es rechazada por México, por considerar que no se debe intentar aislar al régimen de Fidel Castro.


El ministro de asuntos exteriores de España, Javier Solana, dijo a IPS que su país es partidario de hablar de la democracia sin aditamentos ni adjetivos, por lo que se puede esperar que sobre este punto habrá debate entre los presidentes. El borrador, en todo caso, incluye una mención especial al rechazo a cualquier forma de alterar el orden institucional de la democracia, incluida por petición expresa de Argentina y Brasil y que con seguridad motivará la réplica de Fujimori, aunque es difícil que encuentre apoyos.


De acuerdo con el trabajo previo realizado por las cancillerías, los mandatarios aprobarán varios proyectos y programas de cooperación, entre ellos la constitución de un fondo para el desarrollo de los pueblos indígenas de América Latina y El Caribe. En el texto preparado para la firma consta una reserva del Brasil, pues ese país rechaza que los órganos de dirección del fondo puedan estar compuestos paritariamente con representantes de los estados y de los pueblos indígenas.


Para el gobierno brasileño “el estado es el único representante legítimo de los intereses de cualquier segmento de población”, indica la reserva incluida al final del documento. 


El fondo, propuesto por el presidente de Bolivia Jaime Paz Zamora, en la primera cumbre celebrada el año pasado en Guadalajara, México, cuenta con promesas de financiación de países e instituciones. Holanda y Japón, por cinco millones de dólares cada uno, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, por dos millones y otros compromisos cuyo monto está por definir, que corresponderían a Suecia, la Comunidad Europea, España, el Banco Mundial y la Corporación Andina de Fomento.


Otros proyectos que cuentan con el apoyo de las cancillerías para ser aprobados son una programa para desarrollar la conciencia sobre el valor de la educación y su papel al servicio de la democracia, el desarrollo y la integración y otro para el diseño y ejecución de un programa iberoamericano de solidaridad para apoyar la escolarización básica y la alfabetización en la edad adulta.


Un tercero se refiere a un programa conjunto de educación para el trabajo y el cuarto propone producir y difundir programas de televisión educativa a través del satélite Hispasat y de otros disponibles en la Comunidad Iberoamericana. Para este proyecto el gobierno español comprometió la financiación de los tres primeros años, a razón de tres millones de dólares anuales.

El quinto apunta a la organización de un sistema de intercambios de profesores y estudiantes universitarios de post grado. En adición, la conferencia de mandatarios recibirá varios programas puestos en marcha en el marco de las conferencias nacionales del quinto centenario, como el de ciencia y técnica para el desarrollo, el centro iberoamericano de patentes, la interconexión de las bibliotecas nacionales, el programa Proandes-Unicef y uno sanitario propuesto por la Organización Panamericana de la Salud.


Los mandatarios, además del borrador de declaración final, tendrán como elementos de trabajo los documentos aportados por el Sistemas Económico Latinoamericano (SELA) y la UNESCO, titulados “La cooperación iberoamericana en el contexto internacional” y “Educación al servicio de los países de Iberoamérica”, respectivamente y uno de la conferencia de ministros de educación celebrada en Guadalupe, España, a principios de julio.


La conferencia, calificada de “Cumbre de la concertación” en el borrador de declaración, posiblemente agregará nuevas sedes a las ya aprobadas para continuar sus trabajos cada año: Brasil,, Colombia y Argentina. Entre las candidaturas mencionadas para ser añadidas están las de Portugal, Chile y Venezuela.


La cumbre registrará una ausencia notable, la de Venezuela, ya que el parlamento de aquél país negó la autorización para que viaje a Madrid su presidente, Carlos Andrés Pérez y éste no designó ningún reemplazante. Según fuentes de la cancillería española, Venezuela podría añadir después su firma a los documentos que sean aprobados en la cumbre para mantenerse dentro de la Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.


Además de los 22 mandatarios, en las reuniones de la cumbre participarán doce invitados especiales, ciudadanos de América Latina, España y Portugal que ocupan cargos directivos en organismos internacionales. Ellos son: el argentino Martín Piñeiro, director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura; Enrique Iglesias, uruguayo nacido en Asturias, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Federico Mayor Zaragoza, director general de la Unesco y Joâo Baena Soares, secretario general de la Organización de Estados Americanos.


También asistirán los españoles Abel Matutes y Manuel Marín y el portugalés Antonio José Cardoso e Cunha, comisarios de la Comunidad Europea, el secretario general de la organización de Estados Iberoamericanos, José Torreblanca, de España y el brasileño Carlyle Guerra de Macedo, secretario general de la Organización Panamericana de la Salud.


Asimismo serán invitados especiales el mexicano Salvador Arriola, secretario permanente del Sistema Económico Latinoamericano, Gert Rosenthal, guatemalteco, secretario ejecutivo de la Cepal y Jorge Luis Ordoñez, uruguayo, secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración.


Los invitados especiales podrán participar, con voz pero sin voto, en las reuniones de los mandatarios y posarán también en la “foto de familia”, que se tomará al finalizar la Cumbre. (Madrid, 21-7-1992).

Los ex presidentes constitucionales de América Latina, España y Portugal integrarán el consejo consultivo de la Oficina Iberoamericana de Educación (OEI), dijo hoy Miguel Ángel Escotet, secretario general de ese organismo.

Escotet, quien habló en el acto de clausura del primer encuentro de ex presidentes constitucionales, destacó “la capacidad de diálogo y tolerancia” de los estadistas y señaló que la declaración final “es un programa y guía sobre el camino que seguirá la OEI”.

El encuentro fue convocado para analizar problemas educativos, pero los presidentes “han querido hacerlo desde su visión política y desde su experiencia de gobierno”, que los llevó “a abordar los temas del desarrollo económico, la paz y la democracia en la región”, añadió.

Los dieciocho ex mandatarios acordaron por unanimidad institucionalizar este tipo de reuniones y el secretario general de la OEI se comprometió a convocar sucesivos encuentros de este tipo. Los ex presidentes aceptaron constituirse en el Consejo Consultivo de Alto Nivel de la OEI, que asesorará y orientará a la Secretaría General en el planteamiento de su política y objetivos. Los dieciocho que asistieron al encuentro integrarán el grupo fundacional del consejo asesor, “al que se incorporarán otros ex presidentes, algunos de los cuales hoy están ocupando puestos de dirección de gobiernos”, adicionó Escotet.

El secretario general de la OEI finalizó su discurso de clausura con un llamado “a la responsabilidad individual y colectiva de seguir trabajando en el perfeccionamiento y maduración de nuestra Comunidad Iberoamericana de Naciones”, entendiendo por ésta a la integrada por los países de América Latina, Portugal y España..


Asistieron a la reunión los ex jefes de estado o de gobierno Carlos Arosemena, Oswaldo Hurtado y Galo Plaza de Ecuador, Juan Bosch de la República Dominicana, Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo de España, María Echandi de Costa Rica, Ricardo de la Espriella y Arístides Royo de Panamá, Arturo Frondizi de Argentina, Lydia Gueiler, Walter Guevara Arce y Luis Adolfo Siles Salinas de Bolivia, Luis Herrera Campins de Venezuela, Jorge Pacheco Areco de Uruguay, María Lourdes Pintassilgo y Francisco Pinto Basemâo de Portugal y Julio César Turbay Ayala de Colombia. (Guadalupe, España, 24-4-1985)

Página 5 de 18