El Abuelo de Plaza de Mayo, Ernesto Sábado, ganó hoy el Premio Cervantes, concedido por el Ministerio de Cultura de España y considerado el Nobel de la literatura castellana..Al premio concursaron veinte finalistas propuestos por Academias de la Lengua de España y América Latina, entre ellos el venezolano Arturo Uslar Pietri, el español Camilo José Cela, el boliviano Guillermo Francovich y Alfredo Pareja Díaz Canseco, de Ecuador.

   El jurado fue presidido por el ministro de cultura, Javier Solana y lo integraron además el director de la Real Academia Española de la Lengua, Pedro Laín Entralgo, Antonio Molina por la Academia Filipina, la escritora argentina María Mercador en representación del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), Ángel González por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Gonzalo Torrente Ballester por las Universidades Españolas, Ana María Matute por la Dirección del Libro y el ganador del año pasado, Rafael Alberti.

   Ernesto Sábado, argentino, presidente de la comisión designada por el presidente de su país para investigar sobre los desaparecidos, autor de El túnel, Sobre Héroes y Tumbas y Abdón el Exterminador, comentó a soñar como el más firme candidato la semana pasada. Otros dos de los finalistas llegaron a tener serias posibilidades: Arturo Uslar Pietri, un eterno finalista de este premio y Camilo José Cela. Éste último perdió fuerzas cuando al finalizar la semana pasada ganó el Premio Nacional de Literatura.

   Ambos premios son compatibles y ningún reglamento establece que el ganador de uno quedaría inhabilitado para ganar el otro. Pero en medios literarios y políticos se consideró un exceso que el premio se otorgara por tercer año consecutivo a un español y, además, a quien solo días antes se premió con un galardón importante. Con Sábato se ha querido premiar, además de su obra literaria indiscutible y bien conocida en España, su labor como defensor de los derechos humanos. Sábato preside la la asociación de “Los Abuelos de Plaza de Mayo” que realizó una labor por los “desaparecidos” en la Argentina similar a la de las Madres de Plaza de Mayo.

   El escritor argentino, quien hace diez años está sin escribir a causa de una dolencia ocular, presidió una comisión, conocida como la “Comisión Sábato” que recibió denuncias y testimonios sobre personas detenidas ilegalmente y “desaparecidas” en su país durante la última dictadura militar. Al término de su trabajo la comisión presentó un documento, el “Informe Sábato”, al que medios jurídicos, políticos y periodísticos de su país calificaron como el más serio alegato a favor de los derechos humanos producido en la última década en la Argentina.

   La existencia de un gobierno socialista en España es una condición que explica los dos últimos premios concedidos sin que ello signifique un favoritismo político. Por el contrario, fue en años anteriores, bajo los gobiernos de la Unión de Centro Democrático (UCD) cuando la orientación política postergó a algunas finalistas que tenían todos los méritos para triunfar. El más famoso postergado fue el poeta Rafael Alberti, a quien nunca los académicos de la lengua perdonaron su militancia en el Partido Comunista. En 1983 fuentes oficiales presionaron para que, a riesgo de repetir el premio en un español, ya que en 1982 fue otorgado al granadino Luis  Rosales, se otorgase a Alberti.

   Hoy el octogenario y vital Alberti, quien manifiesta siempre que puede su agradecimiento y su nostalgia por la Argentina, pudo participar con su voto en este fallo que medios literarios consideran justo desde el punto de vista artístico y justo también desde una óptica política. El galardón para Sábato premia, como lo establecen las b ases del concurso, “Toda una Obra Literaria” y no un título en especial y al mismo tiempo reconoce el valor del compromiso de un creador con el medio social que lo rodea.

   El 24 de abril próximo, cuando se recuerde otro años de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra en el Paraninfo del Centenario Edificio de la ex universidad de Alcalá de Henares, el rey Juan Carlos entregará el premio. Ese día Sábato deberá pronunciar un discurso, como lo hicieron todos los anteriormente premiados. Muchos esperan que así como Octavio Paz habló del valor de la libertad, Juan Carlos Onetti de la oposición a las dictaduras y Alberti de la democracia y la cultura en las dos orillas del Atlántico, Ernesto Sábato pueda hacerlo como escritor reconocido de la lengua castellana y como abuelo doliente por los desaparecidos en la Argentina.

   El Cervantes fue concedido por primera vez en 1976 al poeta Jorge Guillermo, a quien siguieron el cubano Alejo Carpentier en 1977 y el entonces director de la Real Academia, Dámaso Alonso. En 1979 el galardón fue compartido por el argentino Jorge Luis Borges y por el cántabro Gerardo diego. En 1980 fue premiado el uruguayo Juan Carlos Onetti. En 1981 el mexicano Octavio Paz, en 1982 el español Luis Rosales y en 1983 el también español Rafael Alberti. (IPS Madrid, 10-12-1984).

   Entusiasmo y alegría expresaron políticos españoles y exiliados argentinos al conocer hoy los resultados de las elecciones generales que marcaron ayer el retorno de la Argentina a un régimen democrático. Una de las primeras reacciones fue la del gobierno presidido por el socialista Felipe González, que calificó como positiva la normalidad de la jornada electoral, felicitó al candidato electo, Raúl Alfonsín y señaló que es “un buen signo de salud política” la demostración de que el pueblo argentino estaba anhelando poder ejercer sus derechos democráticos.

   El sindicalista argentino Casildo Herreras, quien ejercía el cargo de secretario general de la Confederación General de Trabajadores (CGT), cuando se produjo el golpe de estado del 24 de marzo de 1976, dijo a IPS que felicitó a Alfonsín, “como argentino y como peronista”. También expresaron sus opiniones el vicepresidente de la derechista Alianza Popular, Carlos robles Piquer y los Partidos Socialista Obrero Español (PSOE), Carlos Robles Piquer y los partidos Socialista Obrero Español (PSOE), Comunista y Centro Democrático y Social (CDS) y representantes del exilio argentino.

   El presidente de la Comisión Argentina de Derechos Humanos (CADHU), Gustavo Roca, dijo que las elecciones constituyeron “un triunfo de la democracia”, pues “el pueblo, que siempre vota bien, votó contra la dictadura, contra el desastroso período final del gobierno de Isabel Perón y por el castigo a los responsables de la dictadura y la represión”. Con este paso Roca espera que se abran nuevos caminos para la democracia y la política en su país y que la derrota del peronismo permita decantar fuerzas en su seno y posibilitar que en la Argentina “se sepa quién es quién”. “Quedó abierto el camino hacia la democracia, que no tiene ni tendrá sentido sin un respeto irrestricto de los Derechos Humanos y del régimen democrático y representativo”, añadió el abogado cordobés.

   Herardo Quijano, presidente del Comité Europeo Independiente de apoyo a Alfonsín (creado hace un año y medio), señaló a IPS que la creación de ese comité se realizó con la convicción de que el dirigente radical es una “alternativa ética para la Argentina” y que las elecciones de ayer comprobaron que la mayoría de los argentinos compartió su juicio. “Ahora se abre una etapa de reencuentro de los argentinos, ya que el mismo Alfonsín se comprometió a superar las falsas antinomias con que se pretendió dividir el campo popular”. Quijano está seguro de que “la democracia se impuso de forma definitiva y el militarismo aprendió que ningún régimen ilegítimo puede sobrevivir a la voluntad e un pueblo dispuesto a vivir en paz y democracia”.

   Robles Piquer expresó su alegría por el “paso adelante argentino, en paz y comprensión mutua” y aunque  no se pronunció sobre el resultado, destacó la fuerza del justicialismo, “aún como segundo partido”. Para el CDS, orientado por el ex presidente Adolfo Suárez, las elecciones mostraron la profunda decisión del pueblo argentino de apostar por la democracia para salir de la crisis. El gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dio un comunicado en el que significó que los comicios fueron un profundo triunfo de la libertad “que pone término a la pesadilla de la dictadura”, felicitó a Alfonsín, le deseó éxitos “para que pueda satisfacer las aspiraciones populares de justicia y progreso en un clima de libertad, democracia y convivencia pacífica”.

   El pintor argentino Ricardo Carpani, conocido por su estilo vanguardista y por la difusión de sus trabajos entre los obreros argentinos, dijo a IPS que “el triunfo del radicalismo es una derrota de una cara del peronismo, la de la burocracia sindical y política”, pero que “no es el fin del peronismo, ni mucho menos”. Según Carpani, el peronismo es “el cauce histórico por el que la clase obrera va ganando conciencia y en ese camino esta derrota es positiva, porque es la derrota de los burócratas, que puede convertirse en un paso positivo hacia la democratización del movimiento”. Sobre la vuelta a la democracia destacó que “no habrá esperanzas de democracia real, sin justicia y condena de los ladrones y represores del pueblo”.

   El escritor Daniel Moyano, confesó: “Aposté por el radicalismo, me alegra el triunfo porque dadas las circunstancias, este triunfo garantiza que pueda haber justicia por el genocidio y el desastre económico dejado por los militares. Lo importante es que llegamos a la democracia, estoy alegre porque empezamos a salir de la pesadilla y porque tenemos una nueva oportunidad”. El abogado, historiador y periodista Eduardo Duhalde, quien  acabó de publicar el libro “El estado terrorista argentino”, declaró a IPS que estas elecciones “mostraron a un electorado maduro que votó al candidato que le ofreció una opción más definida en defensa de las libertades públicas, los derechos humanos y la dignidad de la nación”.

   Para el futuro “la Unión Cívica Radical y Raúl Alfonsín en particular, tienen la enorme responsabilidad de llevar adelante un mandato popular que el pueblo con su presencia llenó de contenido más profundo, que las propias propuestas del presidente electo. El primer paso del nuevo gobierno debe ser la reparación y justicia a los años de la dictadura y por el castigo de todos los crímenes colectivos. El gran derrotado fue la burocracia sindical”, finalizó. Casildo Herrera finalizó diciendo que “el 30 de octubre se cerraron ocho años de la etapa más negra y más dolorosa de la historia argentina y con el triunfo democrático se abre una nueva etapa de paz, concordia y libertad.  Condiciones indispensables para que la Argentina pueda salir de la profunda crisis en que la sumió la dictadura militar”. (IPS Madrid, 31-10-1983).

   Las máximas dirigentes de las célebres Madres de Plaza de Mayo, de Argentina, están causando un espectacular impacto en todos los medios españoles. La prensa, la radio y la televisión española están dedicando sus m ás importantes espacios a reflejar la actividad que, desde el primero de febrero y por doce días más, están desarrollando Hebe Bonafini y María Adela Antokoletx, presidenta y vicepresidenta de la Asociación de las Madres de Plaza de Mayo.

   Ese movimiento representa a las madres de detenidos-desaparecidos en la Argentina, una denominación que se refiere a las detenciones y secuestros  perpetrados por las fuerzas de seguridad y militares de aquél país y que las madres estiman en más de 30 mil, desde 1975 a la fecha. Hoy el vespertino Pueblo les dedicó la primera página y dos interiores, El País toda su última página, Diario 16 primera página y dos interiores, el católico Ya una amplia información. Anoche los dos más importantes programas de radio les fueron dedicados.

   En el programa Hora 25, de la cadena Ser, uno de los dos de mayor audiencia, montaron una conexión entre Madrid y Barcelona. En Madrid fueron entrevistas las dos madres y en Barcelona el cantante uruguayo Daniel Viglietti, quien les dedicó una de sus canciones. En su primer día de visita, las madres visitaron al ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, a dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), dieron una conferencia de prensa ante un centenar de periodista, en el Club Internacional de Prensa, participaron en un coloquio en el diario Pueblo y en varias emisiones radiales.

   Con un ritmo que impresiona a quienes siguen sus pasos, --una de ellas tiene 72 años--, continuaron hoy con una visita al alcalde de la ciudad, Enrique Tierno Galván, al ministro de Justicia, Fernando Ledesma, al presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), Luis Yañez y se reunieron con los exiliados argentinos en España. Las madres, que todos los jueves se concentran en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, frente a la casa de gobierno de aquél país, para reclamar por sus familiares desaparecidos, resolvieron que su demanda sea escuchada en todo el mundo. Empezaron por España, dicen, porque están seguras de que los españoles y su gobierno serán más receptivos a su dolor y se sumarán antes que otros a la exigencia de encontrar con vida a los desaparecidos.

   Entre una numerosa lista de organizaciones españolas solidarias con ese movimiento reivindicativo figuran el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el Centro Democrático y Social (CDS), que orienta el ex presidente Adolfo Suárez, el Partido Comunista y la conservadora Alianza Popular. Las madres piden, en cada entrevista, en cada comparecencia pública, que los españoles, “todos, ciudadanos y gobernantes, oficialistas y opositores, todos”, reclamen por la aparición con vida de más de 260 españoles y descendientes directos de ellos que desaparecieron en la Argentina. Eso, señalan, les dará mayor autoridad para sumarse a la demanda porque aparezcan todos los desaparecidos. “Con vida los llevaron, con vida los queremos”.


   El drama que cuentan, no por sabido impresiona menos: hijos y nietos arrancados por la fuerza de sus hogares, llevados a campos de concentración, torturados y “desaparecidos”. Se niegan a admitir que puedan estar muertos. “No puede pensarse que su destino último haya sido la muerte, porque si eso hubiera ocurrido, estaríamos frente a un genocidio, a un crimen de lesa humanidad que espantaría al país y al mundo”. Las madres afirman que proseguirán su lucha “mientras haya un desaparecido, un torturado” en la Argentina y vacilan a la hora de definirse. “A nosotros –afirman- no parieron nuestros propios hijos”. que era madres dedicadas a su casa, que jamás se hubieran imaginado este papel que están cumpliendo, de dar entrevistas de prensa, visitar gobernante, concentrarse en la Plaza de Mayo.

   En la Argentina, informan, prosiguen las desapariciones, tres de ellas se produjeron en el pasado mes de enero. Hay una cierta apertura, admiten, pero continúa vigente la represión, incluso contra ellas. Se refieren con tristeza a la actitud de los partidos políticos y de la iglesia argentina. “Los militares nos ignoran, los políticos nos apoyan muy tímidamente, pero se asustan”. “La iglesia, con excepción de algunos curas, que se pueden contar con los dedos de la mano, no ha hecho nada por nosotras”. “El arzobispo de La Plata, Monseñor Antonio Plaza, visitaba en 1976 los campos de desaparecidos, en compañía del entonces jefe de la policía, General Camps. Monseñor Medina, vicario castrense, acudía a los lugares donde torturaban a algunas madres y les animaba a que contasen en donde estaban sus hijos”.

   Las madres esperan ser recibidas por el presidente del gobierno, Felipe González y por la Reina Sofía, aunque hasta el momento carecen de respuestas de los respectivos gabinetes en los que presentaron su solicitud de entrevista. Posteriormente, visitarán todas las regiones españolas, donde serán recibidas por los presidentes de los gobiernos autónomos y después, al resto de Europa, incluyendo el vaticano, donde pidieron audiencia con el papa Juan Pablo II. (IPS Madrid, 2-2-1983).

Página 3 de 23