Un alto jefe del ejército argentino negó hoy que en esa fuerza exista inestabilidad y que esté rota la cadena de mandos como aseguró un ex militar sedicioso. El comandante del segundo cuerpo del Ejército, general Sabino Hernández, sostuvo que “la cadena de mandos está bien constituida y todos se mueven sobre la base de esta cadena de mandos y no hay problema”. El ex teniente Aldo Rico, líder de dos alzamientos militares en 1987 y 1988, afirmó esta semana que en el ejército la situación es inestable porque “la cadena de mandos está rota”.

   Hernández dijo que las expresiones del ex militar Carapintada son “una opinión del señor Rico, que ha sido dado de baja de las filas del ejército”. El estado mayor del ejército dispuso la baja de rico hace tres semanas, a pesar de que fue beneficiado por el indulto presidencial del 6 de octubre y se cerraron los procesos judiciales por su participación en los alzamientos de abril de 1987 y enero del año pasado.

   Los militares Carapintada, bautizados así porque en cada alzamiento se pintaron el rostro con betún, sufrieron el descabezamiento de sus máximos líderes, ya que a la baja de Rico se sumó la orden de pasar a retiro para el coronel Mohamed Ali Seineldi, considerado el jefe indiscutido de ese grupo. Un grupo de unos 500 militares en actividad y retirados con Sineldi y Rico al frente efectuaron hace una semana una demostración gimnástica en un parque de Buenos Aires, lo que fue interpretado como una provocación por parte de todos los sectores políticos argentinos.

   Además, Rico advirtió que está recorriendo el país para hablar con amigos para explicar los planes y posiciones del grupo Carapintada. Los fines de esa gira no fueron explicados por el ex teniente coronel. (IPS Buenos Aires, 17-11-1989).