Mientras en Santiago de Chile los diez guerrilleros de FAR, ERP y Montoneros sostenían largas conversaciones, llegó sorpresivamente la noticia de una masacre. Allá, en Trelew, sus hermanos de lucha caían bajo las balas asesinas de la Armada argentina. Era un 22 de agosto. Hoy, al cumplirse un año de aquel suceso La Aurora de Chile en entrevista exclusiva con los tres sobrevivientes, María Antonia Berger, Ricardo Haida y Alberto Miguel Camps aporta un relato inédito del “Operativo Fuga”.
María Antonia Berger: La operación, la fuga, era una operación más, era una operación que también iba a deteriorar al poder militar. Porque una fuga como estaba planteada, con 110 compañeros para afuera, con todo el esfuerzo que les había significado agarrarnos, iba a hacer un golpe muy duro para ellos.

TD: Igualmente fue un golpe muy duro…
MAB: Claro, muy duro porque ellos nos habían mandado a uno de los lugares que pensaban más seguros y pese a eso estuvimos por irnos todos, quizás las circunstancias que hicieron al desarrollo de la operación y errores nuestros influyeron para que no nos fuéramos todos. Por poco más…

TD: ¿Cuáles fueron las organizaciones que actuaron conjuntamente?
Alberto Miguel Camps: FAR, ERP y Montoneros.

TD: Había otras organizaciones que tenían presos en Rawson. ¿Por qué no participaron?
Ricardo Haidar: Había otras organizaciones pero las que nombramos son las que en ese momento operaban y tenían mayor desarrollo militar. Los compañeros de otras organizaciones fueron incluidos en las listas de 110 compañeros que se iban a fugar del penal.

TD: ¿Cómo surge la idea del plan de acción?
MAB: Desde que llegaron los primeros se les dijo que se integraran a los demás y mantenerse en condiciones físicas, políticas y teóricas. La primera medida que se tomó fue nombrar a un responsable que centralizara toda la información.

TD: ¿La fuga empezó a planearse desde dentro del penal?
AMC: Sí, como corresponde. Las condiciones internas del penal son en muchos aspectos determinantes para la forma de hacer una fuga. La que se utilizó finalmente fue la que se adaptaba a las características del penal de Rawson.

TD: ¿En qué consistía el plan?
MAB: Una parte del plan contemplaba la acción dentro de la cárcel y otra fuera. La parte de adentro consistía en la toma del penal empezando por la parte de armas, para ir tomando sucesivamente, las distintas zonas.

TD: ¿Contaban con armas de fuego al empezar la fuga?
MAB: Sí, con ellas se redujo a  los primeros guardias.


La preparación de la fuga  


TD: ¿Cuántos de los presos sabían que había un plan de fuga?
AMC: Solamente lo sabían los que participaban en ella. La seguridad es una cosa que se cuidó rigurosamente Primero se trató de ubicar en un mismo pabellón a los combatientes, hombres probados y alejar a los dudosos. Se designó un coordinador e iban conociendo que había un plan sólo aquellos que eran necesarios para el mismo. Recién en las últimas48 horas se enteraron la totalidad de los que se iban a fugar.

TD: O sea que más de cien compañeros conocían de la fuga, sin que ningún signo exterior pusiera sobre alerta a los guardias. ¿Cómo se manejó eso?
AMC: Fundamentalmente el alto nivel de conciencia de los compañeros que participaron determinó que nohubi9eran filtraciones. Eran todos combatientes de organizaciones político-militares.
MAB: Tenían una disciplina que los habilitaba para mantener esa actitud disciplinaria consciente.
RH: Y del lado de ellos, de los guardias incluso de las fuerzas represivas militares que había en la zona, no había preparación como para hacer frente a la fuga.
MAB: Nosotros hacíamos práctica dentro de  la cárcel acerca de los movimientos que después llevaríamos adelante. Fabricamos las cuerdas con hilos plásticos. Aparte hacíamos ensayos de movimientos, practicábamos karate y ensayábamos dispositivo. Pero los guardias nunca relacionaron todo eso con una posibilidad concreta de fuga. El plan se concretaba con la toma de la cárcel desde adentro, el aporte de vehículos desde afuera y la toma de un avión en el aeropuerto de Trelew.  

TD: ¿La toma desde dentro incluía el murallón, la guardia armada?
MAB: Implicaba la toma de la sala de armas, la conserjería, la primera entrada dentro de las celdas y otras desde el murallón.

TD: Hubo resistencia dentro del penal. ¿Dónde fue eso?  
RH: Fue en la conserjería, en el portón de entrada. Allí se dio voz de alto a dos celadores armados, que no la acataron, desenfundaron sus armas y dispararon, a lo que los compañeros respondieron. Fue en el único lugar donde hubo resistencia.

TD: En el exterior circuló una versión de que el gendarme fue muerto por un acto de justicia revolucionaria.
AMC: No. Fue muerto al resistirse. No hubo ajusticiamiento.

TD: ¿Cómo fue la toma general del penal?
MAB: Empezamos con una gran fiesta, cantando, alegrando de tal manera de que la prime

TD: ¿Qué “festejaban”?
MAB: Un cumpleaños. Ya los teníamos acostumbrados a hacer fiestas, sábados, domingos. Cantar, hacer ruidos con las ollas, tocar guitarra. Pero todo fue muy ordenado. Se comenzó por la parte de atrás, fue un golpe de gran audacia, ya que un grupo muy pequeño de compañeros logró reducir a 23 guardias armados. En la sala de armas actuaron cuatro compañeros.

TD: ¿Qué armamento tenían al empezar?
MAB: Todo el grupo operativo lo constituían 50 compañeros. La vanguardia fue la que abrió el camino, hizo la primera reducción y toma la salita de guardia a dos metros de la puerta de salida. Tomado el penal se cruzó el campo libre hacia el murallón.

TD:  ¿No llamó la atención de los guardias?
MAB: No porque lo redujimos rápido. De esa manera la reducción fue fácil.

TD: ¿Cuál se puede considerar el inicio de la operación?
AMC: La señal desde afuera la hicieron compañeros que estaban en la ciudad de Rawson y nos llegó visualmente. La señal significaba que ya estaba en vuelo hacia Trelew el avión que se planeaba secuestrar.
RH: Al saber que el avión estaba en vuelo iniciamos la operación dentro y se cumplió cabalmente el plan previo.

TD:  ¿Cómo es entonces que no se fueron todos?
RH:  Repito: la toma interior se cumplió. También llegó al auto que funcionaría como retaguardia. Los problemas surgieron cuando los dos camiones que nos transportarían no llegaron. Hubo una falla en las señales y por eso esos vehículos no entraron al penal.

TD: Pero los camiones estaban…
AMC: Sí, estaban. Una falla organizativa, en el terreno de las comunicaciones, fue la causante de que no llegaran adentro.
RH: Ante esa circunstancia, la vanguardia salió en un auto, mientras los que quedábamos dentro nos organizamos para mantener el control del penal.

TD: ¿Qué objetivo específico tuvo la salida de ese vehículo?
AMC: La vanguardia sale precisamente con el objetivo de localizar a los camiones cruzando la ciudad se encuentran con un patrullero que hace un movimiento como para detenerlos, pero los compañeros siguen de largo. Se cruzan después nuevamente con ese patrullero y entonces Fernando Vaca Narvaja, que iba con uniforme de oficial del ejército, les hace un saludo militar y salva un poco la situación.
RH: Al no localizar a los dos camiones siguen para el aeropuerto como estaba previsto. No podían demorarse más, pues el avión ya estaba llegando. Llegando al aeropuerto, reducen el avión y suben. Nosotros, mientras tanto nos habíamos organizados en el penal. Un grupo queda a cargo del penal, en tanto otro constituye un comando operativo de emergencia. Llamamos por teléfono unos taxis (tres) y en ellos nos fuimos los 19 hacia Trelew.

TD: ¿Ustedes consideran que el avión en que viajaron los compañeros hacia Chile podía o debía haber esperado más?
MAB: Hay que ver la pregunta en el marco de la situación general. Al llegar al aeropuerto los compañeros no tenían ningún conocimiento de lo que pasaba en el penal. Esperaron un lapso prudencial, incluso más que prudencial, pero en vista del patrullero que los había seguido, de que un militar en el aeropuerto medio se dio cuenta de lo que pasaba y que ellos no tenían fuerza militar como para tomar el aeropuerto, decidieron levantar vuelo. Fue una decisión correcta.
AMC: Nosotros llegamos justo cuando el avión despegaba y decidimos no llamarlo para que vuelvan porque no teníamos garantías de que pudieran volver a despegar.

TD: ¿Ustedes sabían que podía llegar otro avión?
RH: Mo, según antecedentes que manejábamos no estaba prevista la llegada de ningún otro avión. De hecho nos sorprendió de pronto que por el control un avión pidiera pista para aterrizar. Les dimos las instrucciones parea que lo hicieran pero la base militar ya estaba alertada y empezaron a hablar directamente con el piloto del avión indudablemente ordenándole no aterrizar.
AMC: Al no aterrizar ese avión intentamos tomar una avioneta del Aeropuerto, pero no estaba preparada técnicamente. Así fue como los compañeros se instalaron en el Aeropuerto viendo que no podían emprender la fuga por tierra. Se instalaron con el claro propósito de publicar su acción y obtener garantías para rendirse. (Santiago de Chile, 2/8/1973)

En nuestra próxima edición no continuaremos con este reportaje exclusivo mostrando qué hicieron en el Aeropuerto y los hechos posteriores hasta llegar a la “masacre de Trelew”.