La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha celebrado la aprobación este jueves en el Congreso la proposición no de ley que insta al Gobierno a exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y espera que el estado deje de maltratar a las víctimas de la dictadura franquista obligándolas a pagar con sus impuestos un mausoleo que homenajea al dictador.


   La iniciativa presentada por el PSOE ha sido aprobada con la abstención del PP y el ERC. En ella, además del traslado de los restos de Franco, se ha aprobado poner fin a todo tipo de ayudas o subvenciones a cualquier organización o entidad que ensalce o defienda a Franco, su dictadura, el nazismo, la xenofobia o cualquier expresión vejatoria para las víctimas. La permanencia de los restos del dictador en un mausoleo sostenido con fondos públicos es una anomalía que demuestra la débil cultura de los derechos humanos de los gobiernos españoles posteriores al franquismo.
   El presidente de la organización, Emilio Silva, ha señalado que “nadie podría entender que una víctima del terrorismo tuviera que pagar la tumba del terrorista responsable del asesinato de un ser querido”. Asimismo, Silva ha incidido en “la falta de humanidad” que han mostrado todos los gobiernos españoles desde la Transición, ya que “nadie se ha responsabilizado de dar una sepultura digna a miles de ciudadanos que permanecen en cunetas y son buscados por sus seres queridos y descendientes”, ha denunciado.

   La ARMH, que en estos días está llevando a cabo la exhumación de una fosa de 25 asesinados por el franquismo en Guadalajara, espera que el Gobierno no mire para otro lado y que cumpla con los compromisos en materia de Derechos Humanos asumidos por el Estado español cuando ha ratificado numerosos acuerdos internacionales. "La falta de humanidad que han tenido todos los gobiernos de la democracia española es enorme", explica Silva. "Nadie se ha responsabilizado de dar una sepultura digna a miles de ciudadanos que permanecen en cunetas y son buscados por sus seres queridos y descendientes sin que el Estado se responsabilice. A lo más que se ha llegado es a subvencionar algunas exhumaciones, una medida terriblemente triste en un Estado democrático que lo que debe hacer es garantizar los derechos humanos y no subvencionarlos para que sean los propios familiares los que resuelvan esas graves violaciones".

   Tras la aprobación de la PNL la ARMH espera que la abstención del Partido Popular no sea un simple movimiento táctico de cara a los numerosos e importantes medios de comunicación internacionales que están siguiendo el caso. "Eso se tiene que demostrar con la aplicación de medidas concretas. El Valle de los Caídos sigue siendo un campo de concentración de cadáveres en el que no se cuenta nada de quiénes están allí, quiénes fueron obligados a construirlo y cómo lo hicieron. Decir que es un monumento de reconciliación es totalmente falso. Lo que hay que hacer con él es convertirlo en un enorme libro de texto que cuente la historia de la dictadura", afirma Silva. "Y simbólicamente será muy importante el día en que la democracia le diga al dictador que no todo se quedó atado y bien atado y que se acabó el festejar la existencia de una dictadura con los presupuestos de dinero público de una democracia", termina.

   Las dictaduras sangrientas, como la que instauró Francisco Franco en España, dieron el resultado que mostramos a continuación:
1. Adolf Hitler
Adolf Hitler se suicidó cuando la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin. El general puso fin a su vida en un búnker y según la versión oficial, sus restos fueron quemados y enterrados. Se desconoce dónde fueron depositados e incluso el búnker fue eliminado. La legislación alemana prohíbe la apología del nazismo.
La tumba de los padres del dictador nazi Adolf Hitler en Leonding, suroeste de Austria, también fue retirada en 2013 tras las denuncias de que se había convertido en un lugar de peregrinación de ultraderechistas en el que se hallaron símbolos nazis.
2. Benito Mussolini
El Duce está sepultado bajo una tumba anónima desconocida. Mussolini fue fusilado por los partisanos el 28 de abril de 1945. Sus restos fueron trasladados a la Plaza Loreto de Milán, donde colgaron su cadáver y el de Clara Petacci cabeza abajo en una gasolinera de la plaza.
3. Antonio de Oliveira Salazar
El dictador portugués, que ejerció como primer ministro entre 1932 y 1968, fue la cabeza y principal figura del llamado Estado Novo portugués, que abarcó el periodo 1926-1974, si bien el régimen no se consolidó como tal hasta 1933. No obstante, Salazar falleció en 1970, antes de la caída de su régimen. Fue enterrado en la parroquia de Vimieiro, en Santa Comba Dão, en una modesta tumba donde descansa con sus padres.
4. Augusto Pinochet
El dictador chileno falleció por causas naturales en 2006 sin responder ante la Justicia por sus crímenes. Pinochet fue enterrado sin honores de Estado en un multitudinario funeral al que acudió parte del Ejército de Chile y la ministra de Defensa, como representación del Gobierno de Bachelet, que denunció en el mismo funeral que los asistentes justificaran durante sus discursos el golpe de Estado de Pinochet. Tras ser incinerado, los restos del dictador fueron entregados a su familia.
5. Jorge Rafael Videla
El dictador argentino Jorge Videla (1976-1981) murió en prisión el 17 de mayo de 2013 a los 87 años. Sus restos, según publicó el diario Clarín, están enterrados en una tumba con nombre falso en un cementerio privado del Gran Buenos Aires (periferia de la capital). Su familia quería enterrarlo en el panteón en el que están sus antepasados en su ciudad natal, Mercedes (100 kilómetros al oeste de Buenos Aires), pero desistieron por las protestas ciudadanas. Según el mencionado diario argentino, los restos de Videla se encuentran enterrados bajo una lápida que dice “Familia Olmos”.
6. Iósif Stalin
El presidente de la Unión Soviética falleció en 1953. El 9 de marzo se celebró el funeral de Stalin, al que asistió tal muchedumbre que incluso hubo una cantidad considerable de víctimas por aplastamiento. El cuerpo embalsamado de Stalin fue colocado en el Mausoleo de Lenin, que en 1953-1961 se llamaba Mausoleo de V.I.Lenin y Y.V.Stalin. En 1961, con la conocida como desestalinización, el XXII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética decidió que el cuerpo de Stalin fuera retirado del Mausoleo y enterrado en una tumba cerca de la Muralla del Kremlin. Posteriormente, se levantó un monumento sobre la tumba.
7. Rafael Leónidas Trujillo
Trujillo, conocido como El Jefe o El Benefactor, gobernó como dictador de la República Dominicana desde 1930 hasta su asesinato en 1961. Actualmente los restos de Trujillo se encuentran en un cementerio de la pequeña comunidad de El Pardo, a 25 minutos de Madrid en España,  en una tumba que probablemente no se asemeja en nada a aquella mandada construir por el dictador en la década de 1950 en su natal San Cristóbal .
8. Mao Tse-Tung
Mao Tse-Tung fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China (PCCh) y de la República Popular China  hasta su muerte, en 1973. Está enterrado en el Mausoleo del Presidente Mao, un edificio que se encuentra en Pekín, en el centro de la Plaza de Tian'anmen, emplazado donde anteriormente se erguía la Puerta de China y que fuera la entrada sur de la Ciudad Imperial durante las dinastías Ming y Qing. Los restos del líder están en exhibición permanente para el público.
9. Kim Jong-II
Hijo de Kim Il-sung, primer presidente de la República Democrática Popular de Corea y padre del actual Kim Jong-un. Sus restos están enterrados, igual que los de su padre, en el Palacio del Sol de Kumsusan.
10. Nicolae Ceaucescu
Los restos del dictador de Rumania desde 1967 hasta su ejecución en 1989 están enterrados en el cementerio civil de Ghencea (Bucarest) junto a los de su mujer. Había dudas acerca de esta tumba que fueron disipadas en 2010 cuando tras unas pruebas de ADN se confirmó que aquellos restos eran los del dictador.