He nacido en Argentina, en ella pasé los primeros cuarenta años de mi vida y  los otros cuarenta en España; dos países que conozco mucho y en los cuales dediqué mi vida al periodismo, y esta profesión me llevó asimismo a recorrer múltiples países de América Latina, Europa, Asia y África, y en todos ellos he comprobado que pese a todos sus esfuerzos y su incontables luchas reivindicativas las mujeres siguen siendo víctimas de todo tipo de discriminaciones, aunque en muchos de ellos sus gobiernos y la mayoría de los medios de comunicación tratan de mimetizarlos.

   El año pasado, en octubre, en Argentina miles de mujeres marcharon por las calles vestidas de luto protestando por los 200 asesinatos anuales por violencia machista en el país, acto que contó con el apoyo de 35 países, En España lo han hecho hoy, en el día Internacional de la Mujer, realizando paros simbólicos en las tareas domésticas, en sus centros de trabajos, en sus funciones de cuidadoras y en centros de consumo de 12.00 a 12.30 horas, pidiéndoles a las ciudadanía que las acompañen en las diferentes manifestaciones que se realizarían durante la tarde con ropas de color negro.

   Organizaciones feministas señalaron que “paramos y vestimos de negro para concienciar a la sociedad que la igualdad no es una realidad para las mujeres”. El objetivo es llamar la atención sobre la lacra de la violencia doméstica y las desigualdades sociales de género en nuestro país: “Por las mujeres que se suman a la huelga este 8 de Marzo, por las 20 mujeres y una bebé asesinadas por el machismo criminal en lo que va de año en España y por todas las que nos faltan. Por las 8 mujeres de Vela Luz que mantuvieron una huelga de hambre en la puerta del Sol de Madrid, exigiendo al gobierno una acción inmediata para acabar con los asesinatos de mujeres”, según apuntaron sus organizaciones.

   Las ejecutivas españolas ganan el 16% menos que los hombres, informó el diario El País. Pero hay países, como Letonia en que hay más mujeres que hombres dirigiendo empresas y en Rumanía los jefes y jefas ganan casi lo mismo. Pero esos dos países son excepciones, pues solamente uno de cada tres ejecutivos de la Unión Europea es mujer y esa mujer suele ganar solo el 75% del sueldo que ganan los hombres, según informó Eurostat, la agencia estadística europea y en España el 37% de los cargos directivos son ocupados por mujeres.

   El informe España 2017 presentado hace semanas por la Comisión Europea alerta de un fenómeno preocupante en el mercado laboral española, ya que casi tres cuartas partes de los trabajadores a tiempo parcial son mujeres. En este asunto las mujeres cumplen grandes tareas conciliando la vida laboral y la familiar, pues lo más importante para ellas es tener un contrato a tiempo parcial en el cuidado de los hijos e incluso de los mayores. (Madrid, 8-3-2027)