El gran periodista y muy amigo mío, Pablo Piacentini, nació en Buenos Aires y en 1964 fundó Inter Press Service (IPS) junto al economista ítalo-argentino Roberto Savio y dirigió el servicio periodístico de esa agencia durante dos décadas. Su profesión como periodista la inició en Buenos Aires, donde editó publicaciones del diario Clarín.

Un colega y amigo mío, el chileno Fernando Reyes Matta, recuerda como al convivir con Pablo aprendió a saber como uno podía hablar horas y horas de la historia latinoamericana. Al dirigir IPS Pablo designó a todos los corresponsales ípsicos en América Latina Latina, entre otros a Gustavo González, quien dirigió una parte fundamental de la historia de IPS, revestida en su caso por la modestia y la dedicación sincera a una causa y quien señaló ayer que con la muerte de Pablo se va una parte fundamental de la historia de IPS, revestida en su caso por la modestia y la dedicación sincera a una causa.

A  Fernando lo recuerdo de cuando estaba trabajando en Santiago de Chile y allí lo conocí. Pero lo importante es que lo recuerdo también de cuando trabajé en Roma como director editorial de IPS y allí estaba él como director de la agencia.